Grecia pedirá extensión del plan de rescate financiero

La ampliación del plazo será de cuatro meses a partir del 28 de febrero, fecha límite del gobierno heleno para liquidar o llegar a otro acuerdo.
El ministro de Finanzas holandés, Jeroen Dijsselbloem, conversa con su par griego, Yanis Varufakis.
El ministro de Finanzas holandés, Jeroen Dijsselbloem, conversa con su par griego, Yanis Varufakis. (François Lenoir/Reuters)

Atenas y Bruselas

Grecia pedirá hoy una extensión al plan internacional de salvamento en medio de las discusiones de un compromiso propuesto por líderes de la Unión Europea, pero desdeñado esta semana por los ministros de finanzas de la eurozona.

Atenas recibió como plazo el fin de esta semana para llegar a un acuerdo para extender el programa de rescate de 172 mil millones de euros, sin el cual agotaría pronto sus recursos monetarios. En un discurso desafiante ante el Parlamento, Alexis Tsipras, el primer ministro griego, dijo que su país “no aceptará un ultimátum y negociaremos como un socio igualitario”.

El nuevo gobierno quiere revivir un supuesto acuerdo impulsado por Pierre Moscovici, el director económico de la Comisión Europea el lunes pasado, antes de que las negociaciones entre los ministros de finanzas terminaran acremente.

“Pediremos una extensión al acuerdo de salvamento actual dentro del contexto del plan presentado por Moscovici”, dijo un ministro relevante del gabinete.

Funcionarios que toman parte en las discusiones revelaron que el plan permitiría a Atenas extender el salvamento por cuatro meses después de que expire el 28 de febrero a cambio de suscribir un paquete de acuerdos: no echar atrás las reformas económicas, permitir un superávit inicial en su presupuesto y comprometer un pago total a sus acreedores. Así Atenas tendrá un margen relevante para decidir qué reformas suscribir.

El plan fue rechazado el lunes pasado por los aliados de Grecia en la eurozona, quienes insistieron en que Atenas aceptara una extensión del rescate bajo los términos ya existentes.

Alemania y otros oponentes acérrimos a cambiar los términos de rescate podrían aprovechar el discurso de Tsipras en el que jura que va a revertir algunas de las reformas a las que Atenas se había comprometido.

El primer ministro dijo que un prospecto de ley “sobre el rescate social” se enviaría al Parlamento esta semana, lo que permitiría a los contribuyentes liquidar sus deudas con el Estado en 100 pagos mensuales. Esta medida fue propuesta por el antecesor de Tsipras, pero fue rechazada por las dependencias  que supervisan el salvamento.

Una segunda ley pondría fin “a la medieval norma del mercado laboral que sirve los intereses de los oligarcas”, lo que restauraría las negociaciones colectivas de salarios.

Ambas medidas podrían ir en contra del plan Moscovici.

Grecia también insiste en que la extensión del rescate podría suscribirse como un “acuerdo crediticio” en lugar de continuar el programa actual. Funcionarios alemanes dicen que no hay sustento legal para proporcionar un préstamo.

En tanto, la tensión aumenta entre Grecia y sus aliados. “Grecia no debe ser considerada una colonia ni los griegos parias”, dijo Tsipras al Parlamento, así como que está seguro de que el país podrá salir de la “trampa de deuda autoimpuesta (en la que Grecia ha caído) los últimos cinco años”.

Asimismo, atacó al ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble. “Me gustaría decir al señor  Schäuble, con todo respeto y en tono amigable, que debería sentir pena por los que caminan con la cabeza gacha y no con su frente en alto”.

EL DATO

172 mil mde

Monto del rescate financiero a Grecia por parte de la zona euro.