Gasolina barata, clave del éxito automotriz

De las grandes armadoras, solo Ford entregó resultados decepcionantes.
Para la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, Durango es un candidato de inversión.
El sector automotriz contribuyó en la mejoría de indicadores macroeconómicos. (Especial )

Nueva York

La caída de los precios de los combustibles y la aceleración de la economía impulsó las ventas de automóviles en Estados Unidos en diciembre, algo que ayudó a que 2014 registrara uno de los mejores años para una industria que hace un lustro parecía estar al borde del colapso.

Las ventas en toda la industria aumentaron 13 por ciento con un ajuste estacional en comparación con diciembre de 2013, de acuerdo con las estimaciones preliminares de Chrysler, la división estadunidense de la italiana Fiat Chrysler Automobiles. Las bajas tasas de interés, junto con las noticias en diciembre de que la economía estadunidense registró su mayor crecimiento en una década, con 5 por ciento en el tercer trimestre, también provocaron que los consumidores estuvieran más dispuestos a gastar en nuevos autos, dijeron los analistas.

La importancia de la caída en el precio de la gasolina resaltó el hecho de que los mayores beneficiarios fueron los fabricantes de automóviles, con sus gamas más fuertes de camionetas pick-up con mayor consumo de combustible y vehículos utilitarios deportivos (SUV).

Las ventas en diciembre para General Motors, el fabricante estadunidense más grande por ventas, fue de 19 por ciento interanual. La comercialización para Chrysler, que fabrica las marcas de vehículos utilitarios deportivos de moda Jeep y camionetas Ram, fue de 20 por ciento en comparación con diciembre de 2013.

La industria automotriz estadunidense cerró un año “estelar”, dijo Michelle Krebs, analista de autotrader.com, un sitio de información automotriz: “Si vendiste camionetas y vehículos utilitarios deportivos, incluso tuviste un mejor año”. Las sólidas cifras de diciembre reflejan parcialmente la fortaleza general de la economía de EU, pero la caída en el precio del combustible fue “la cereza del pastel”, dijo. “Si gastabas menos en gasolina tenías más dinero para tu presupuesto doméstico y podías gastarlo en un nuevo vehículo”.

El precio promedio para el galón de combustible en EU cayó a 2.30 dólares en la semana que inició el 29 de diciembre, de acuerdo con la Administración de Información de Energía de Washington, 31 por ciento menos respecto al año anterior y 37 por ciento menos en comparación con el punto más alto de 3.64 dólares en junio.

Se espera que el presidente Barack Obama señale el cambio de la suerte de la industria automotriz estadunidense desde su rescate de Washington en la era de la crisis, con una visita mañana a una planta de Ford cerca de Detroit. Tanto GM como Chrysler se sometieron a procesos de bancarrota administrados por el gobierno en 2009, mientras Ford pasó por una importante reestructuración.

El mes pasado el Tesoro de EU dijo que recuperó más de lo que esperaba de sus inversiones automotrices, con 70 mil 400 millones de dólares (mdd), aunque todavía perdió 9 mil 260 mdd. La Casa Blanca afirma que las inversiones salvaron un millón de puestos de trabajo que de otra manera se habrían perdido.

Entre los fabricantes más grandes, solo Ford produjo cifras decepcionantes. Sus ventas se frenaron durante todo el año por una breve suspensión en la producción de su camioneta pick-up F 150, y por un incremento en diciembre de solo 1.4 por ciento en las ventas sus acciones bajaron 3.9 por ciento, para llegar a 14.75 dólares en las primeras operaciones de la tarde.