Argentina se lanza contra petroleras británicas

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner inició una denuncia contra petroleras que cotizan en Londres por exploración ilegal en la plataforma continental argentina.
Tenemos el derecho a desarrollar nuestra economía, lo que incluye al sector de hidrocarburos, y ejercemos ese derecho”. Ian Hansen, presidente de la Asamblea Legislativa de las Islas Malvinas
Tenemos el derecho a desarrollar nuestra economía, lo que incluye al sector de hidrocarburos, y ejercemos ese derecho”. Ian Hansen, presidente de la Asamblea Legislativa de las Islas Malvinas (Reuters)

Londres / Buenos Aires

Argentina inició una demanda contras las empresas británicas que buscan gas y petróleo en las aguas en disputa que rodean a las Islas Malvinas, mientras se intensifica la batalla diplomática antes de las elecciones de este año en ambos países.

El país sudamericano elevó la amenaza de extradición y prisión para los ejecutivos de la compañía que participaron en lo que describe como perforación ilegal.

Las tensiones diplomáticas entre el Reino Unido y Argentina aumentaron en el último mes después de que Londres anunció que reforzará su defensa militar en las islas, después de las acusaciones de que el Reino Unido espió a Argentina.

Daniel Filmus, secretario de Estado para las Malvinas, el nombre con el que se conoce a las islas en Argentina, dijo el viernes que se presentó la demanda contra cinco compañías que respaldaron una campaña de perforación de seis pozos con licencia del gobierno de las Islas Malvinas.

Se presentaron cargos ante un juez contra las empresas que cotizan en bolsa de Londres, Premier Oil, Rockhopper Exploration Falkland Oil and Gas, junto con las estadounidenses Noble Energy y Edison International, por exploración ilegal en la plataforma continental de Argentina.

Filmus dijo que los cargos se establecieron bajo las leyes recientemente aprobadas donde los acusados pueden recibir sentencias de hasta 10 años por exploración ilegal, y un año si se les declara culpables por extracción ilegal.

La amenaza de arresto en suelo argentino que existía bajo las leyes anteriores ya llevaron a ejecutivos de compañías involucradas en rondas previas de perforación en las aguas en disputa a evitar los viajes al país.

Sin embargo, Filmus dijo que el juez tiene el derecho de convocar a los ejecutivos y, si se niegan, puede aplicarse fuera de Argentina en los países donde existen tratados de extradición con Buenos Aires.

El ministro y Alicia Amalia Castro, la embajadora del país en el Reino Unido, también criticaron los comentarios de Michael Fallon, secretario de Defensa del Reino Unido, quien el mes pasado describió la amenaza argentina a las Islas Malvinas como “muy candente”.

Fallon también dijo que los intentos de imponer un embargo a la exploración de petróleo alrededor de las islas generalmente han tenido éxito. “Ninguna de las grandes compañías se encuentran allí”, dijo.

Las tres compañías británicas que se encuentran bajo procesos penales se negaron a comentar sobre las acusaciones, o  a decir si ya recibieron alguna comunicación de las autoridades argentinas sobre la materia.

Sin embargo, una fuente cercana a una de las compañías, desestimó la sugerencia de que las amenazas tendrán algún impacto en los planes para desarrollar campos o más exploraciones de perforación. “Todo sigue igual”, dijo.

Ian Hansen, presidente de la Asamblea Legislativa de las Islas Malvinas, criticó las declaraciones del ministro argentino.

“El gobierno de las Islas Malvinas no logra ver cómo la perforación es de alguna manera una provocación”, dijo Hansen. “Tenemos el derecho a desarrollar nuestra economía, lo que incluye al sector de hidrocarburos, y ejercemos ese derecho”.

En 2010 Rockhopper descubrió por primera vez petróleo alrededor de las Islas Malvinas, en un campo de nombre Sea Lion que se encuentra al norte de las islas donde Premier Oil ahora es operador del campo petrolero.

Todavía no se recibe la autorización final de inversión para el desarrollo de Sea Lion. El compromiso de cualquier compañía puede ver la primera etapa del desarrollo del campo con una producción de 60 mil barriles de crudo al día a finales de la década.

Es factible que el gobierno de las Malvinas pueda recibir 2 mil 500 millones de dólares en impuestos relacionados con el petróleo en 15 años, mientras más descubrimientos ofrecen el potencial de convertir a la población de casi 3 mil personas de las Islas Malvinas en millonarios en dólares.

Filmus dijo que se llega a una solución negociada por la soberanía, la población de las islas tiene la opción de permanecer como ciudadanos británicos bajo la administración argentina, mientras todavía podrán beneficiarse de los ingresos de petróleo como una futura provincia del Estado.