Las farmacéuticas buscan usar datos genéticos para medicamentos

Las empresas farmecéuticas más grandes del mundo se unen para buscar medicamentos más personalizados a través del uso de información genómica.
El 100,000 Genomes Proyect será la base de datos de códigos de ADN de células humanas más grande del mundo.
El 100,000 Genomes Proyect será la base de datos de códigos de ADN de células humanas más grande del mundo. (Shutterstock)

Reino Unido

Varias de las empresas farmacéuticas más grandes del mundo se aliaron con Genomics England en el primer paso para usar datos genéticos de pacientes del NHS (Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña) en su investigación médica.

GlaxoSmithKline y AstraZeneca, las dos farmacéuticas más grandes del Reino Unido, se asociarán con rivales, que incluyen a la suiza Roche y a las estadounidenses AbbVie y Biogen, para extraer información a partir de un proyecto gubernamental para decodificar el genoma de 100 mil pacientes con cáncer y enfermedades raras.

El consorcio de 10 compañías llevará a cabo una prueba de un año que tiene el objetivo de darle al proyecto el conocimiento y experiencia de la industria y encontrar la manera de usar los datos genéticos y de esta manera descubrir medicamentos más personalizados.

Hasta el momento, durante la etapa piloto del proyecto ya se secuenciaron cerca de 3 mil genomas, y se tiene el objetivo de alcanzar los 100 mil en 2017, para crear lo que será la base de datos de códigos de ADN de células humanas más grande del mundo.

Esto debe ayudar a los investigadores a descubrir mutaciones genéticas que se relacionan con enfermedades específicas, lo que a su vez puede ayudar a desarrollar tratamientos dirigidos genéticamente.

Sir John Chisholm, presidente ejecutivo de Genomics England, la empresa de propiedad estatal que se creó para dirigir el proyecto, dijo que la participación de la industria es crucial si se quiere que los datos produzcan beneficios para los pacientes.

Dejó en claro que se establecieron salvaguardas para garantizar que los datos de los pacientes sean anónimos.

El año pasado, después de la reacción de defensores de la privacidad se obligó al gobierno a aplazar el plan de que los registros que tienen los pacientes de los hospitales estuvieran disponibles para los investigadores a través de un programa llamado Care.

El 100,000 Genomes Project es distinto porque la gente involucrada en el proyecto se ofreció a participar. Sir John dijo que la mayoría están dispuestos a que sus datos se utilicen en la investigación que pueda llevar a una cura.

Sin embargo, dijo, las farmacéuticas sólo tendrán acceso a los datos de una manera estrictamente controlada, y describió el proyecto como “más parecido a una biblioteca de lectura que a una en la que prestan los libros”.

Martin Mackay, director de investigación y desarrollo de Alexion, una empresa estadounidense de biotecnología que forma parte del consorcio, dijo que el programa tiene el potencial de “acelerar la comprension de las bases genéticas de enfermedades raras y al final puede llevar a un mejor diagnóstico y tratamientos”.

Los otros miembros de la alianza -de nombre Gene Consortium- son UCB de Bélgica, Takeda de Japón, y las estadounidenses Dimension Therapeutics y Helomics.

Genomics England también anunciará alianzas con científicos e instituciones académicas en otra acción para hacer que la base de datos esté disponible a los investigadores.

El 100,000 Genomes Project es parte de los esfuerzos del gobierno para utilizar al NHS y su riqueza de datos médicos para atraer investigación médica internacional y la inversión en ciencias biológicas.

Sir John es un veterano de las industrias de ingeniería y software que supervisó la privatización de Qinetiq, la operación del gobierno para los servicios de tecnología de defensa.

“Pasé una buena parte de mi vida laboral en la revolución de la microelectrónica que (cambió) el siglo XX”, dijo a Financial Times. “La genética (va a) cambiar al mundo en el siglo XXI”.

Genomics England puede desempeñar un papel importante, agregó, en el cambio hacia medicamentos más personalizados para hacer frente a los defectos genéticos de los pacientes individuales.

“(En el futuro) no veremos muy distinto cómo solemos pasar píldoras por nuestra garganta a como vemos el sangrado para curar la fiebre”.

Otra gran base de datos genómica la construyó 23andMe, una empresa de California respaldada por Google, que vende kits para pruebas de ADN a 99 dólares.

Pero el 100,000 Genomes Project promete ser una fuente mucho más rica porque, a diferencia de 23andMe, secuencia genomas enteros y no sólo una parte.