Las reformas españolas aprietan a Iberdrola

La compañía de energía ha registrado una baja en sus utilidades, luego de que los subsidios del Estado español se redujeron considerablemente.
Los parques eólicos ya no serán tan rentables como los inversionistas esperaban.
Los parques eólicos ya no serán tan rentables como los inversionistas esperaban. (Cortesía)

Madrid

Las utilidades de la generadora española de energía, Iberdrola, cayeron durante 2014 ya que el grupo lucha con las regulaciones en sus mercados domésticos que son un contrapeso para los ingresos de sus operaciones en el extranjero.

Las utilidades netas fueron de 2 mil 330 millones de euros durante 2014, 9.5% inferior al del año anterior, pero acorde con las expectativas de los analistas. Los ingresos totales antes de interés, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA), crecieron 3.1% interanual a 6 mil 960 millones de euros.

Los ingresos de Iberdrola fueron de poco más de 30 mil millones de euros para todo el año, 3.4% menos que 2013.

En el transcurso de 2014, la empresa perdió 339 millones de euros de subsidios estatales por sus operaciones de energía renovable en España. Su EBITDA total de energía renovable en España cayó 37% a 420.6 millones de euros.

El sector de energía renovable en España tuvo un auge durante años antes de la crisis económica y financiera del país, impulsada por los generosos subsidios del Estado. Pero esos mismos pagos, que compensaron a las empresas de energía como Iberdrola por la diferencia entre el costo de generación de energía de fuentes renovables y precios de venta regulados, llevaron a un llamado “déficit tarifario” de casi 30 mil millones de euros.

Las reformas -que se introdujeron en 2013 y se diseñaron para hacer frente al déficit por varios años- redujeron considerablemente la generosidad de los subsidios del Estado. Como tal, presentaron un problema recurrente para Iberdrola, con sede en Bilbao.

La compañía dijo que el efecto de estas reformas se mitigó por el desempeño de sus operaciones en el Reino Unido, Estados Unidos, Brasil y México.

La red de negocios de Iberdrola, que incluye la transmisión y distribución de energía, mejoró en todos los países con excepción de España, con un crecimiento del EBITDA de 5.6% para llegar a 3 mil 530 millones de euros.

Los cambios regulatorios, que también impusieron impuestos a la energía renovable, significó que las inversiones previas, como parques eólicos, ya no sean tan rentables como los inversionistas esperaban.

Aunque el nuevo entorno regulatorio tuvo un efecto negativo en la rentabilidad de Iberdrola en España, los analistas sugieren que la posición de claridad en la industria es para ayudar a las empresas de energía renovable en el futuro.