AT&T pierde en EU y busca ganar México

Mientras busca crecer en México, la agresiva guerra de sus competidores en EU ha hecho tambalear a una de las empresas de telefonía móvil más grandes de Norteamérica.
Los planes de expansión y fortalecimiento de AT&T incluyen la compra de Iusacell y Nextel en México.
Los planes de expansión y fortalecimiento de AT&T incluyen la compra de Iusacell y Nextel en México. (Shutterstock)

México

AT&T perdió más de 100 mil de sus clientes de telefonía móvil más lucrativos en los últimos tres meses de 2014, ya que el segundo operador inalámbrico más grande de EU fue víctima del desgaste por la guerra de precios en la industria que sostienen sus rivales más pequeños.

Aunque la compañía superó las expectativas en consenso de sus ingresos y utilidades, su división inalámbrica mostró el desgaste de la feroz competencia durante el trimestre con la salida de su red de una base neta de 115 mil clientes “pospago”, que pagan por su servicio de forma mensual recurrente.

La velocidad a la que los clientes abandonan su red, conocida en la industria como churn (batir) llegó a 1.22%, o su nivel más alto en dos años.

“Cada vez más están más cerca de una pérdida, pero perder suscriptores durante el cuarto trimestre -el trimestre de la temporada navideña- es muy preocupante”, dijo Craig Moffett, analista de MoffettNathason.

La temporada navideña fue la más competida en años, ya que Sprint y T-Mobile US, las redes número tres y cuatro, ofrecieron atractivos descuentos en sus precios para ganar clientes que quieren actualizar sus iPhones o Samsung Galaxys.

Por ejemplo, Sprint ofreció a sus clientes reducir a la mitad la factura si salen de las “dos grandes” redes, Verizon y AT&T.

Verizon, que a principios de semana reportó ganancias, dijo que sumó 600 mil suscriptores de teléfono netos en el periodo, mientras que Sprint y T-Mobile dijeron que ganaron cerca de 400 mil y 266 mil clientes de telefonía respectivamente.

AT&T tuvo que sacrificar la utilidad para frenar la salida de más clientes y su margen ebitda (ganancias antes de interés, impuestos y depreciación) en el servicio inalámbrico cayó a 36.7%, frente a 37.4% del año anterior.

AT&T señaló que esto todavía se encontraba por encima de 29.1% que publicó en los últimos tres meses de 2012, la última vez que la competencia fue igual de intensa.

Randall Stephenson dijo que estaba “cómodo” con la velocidad con la que los clientes dejaron la red dada la “agresiva fijación de precios” que adoptaron sus rivales, y dijo que se centra en asegurar un negocio de mayor calidad y que los usuarios de smartphones permanezcan en la compañía.

AT&T intenta transformarse de una compañía que depende de los clientes móviles -aproximadamente tres cuartas partes de sus ingresos-, a un grupo que obtenga la mayor parte de sus ventas a través de vender video a los consumidores y servicios a las empresas. Para ese fin adquiere DirecTV, el grupo de televisión satelital, en 48 mil 500 millones de dólares (mdd).

A principios de esta semana adquirió Nextel México en mil 900 mdd, menos la deuda pendiente neta, su segundo gran acuerdo en México en tres meses. El martes, Stephenson le restó importancia a las alusiones de que también hará una oferta para comprar los activos que Carlos Slim, el mexicano multimillonario de las telecomunicaciones, se ve obligado a vender, y dijo que ya contaba con el suficiente fortaleza para “competir agresivamente y tomar un pedazo”.

AT&T reportó ganancias ajustadas por acción de 55 centavos en el cuarto trimestre con ingresos de 34 mil 400 mdd, en comparación con 54 centavos y 34 mil 260 mdd que los analistas esperaban en lo general.