El vehículo de mayor éxito de Ford será más ligero

Las unidades pesarán hasta 317 kg menos y ahorrarán gasolina.
Planta de la armadora estadunidense en Michigan.
Planta de la armadora estadunidense en Michigan. (Rebecca Cook/Reuters)

Michigan

Los vehículos de mayor venta en Estados Unidos ponen a prueba a los clientes al cambiar la carrocería de acero por una de aluminio

Mark Fields, presidente ejecutivo de Ford Motor, insistió ayer en que la empresa había callado a los escépticos después de iniciar la producción de la nueva versión de sus camionetas con carrocería de aluminio, que los analistas de vehículos creen que representa la mayor parte de las utilidades mundiales de la compañía.

Fields habló en la ceremonia donde el gerente de la planta de camiones de Dearbont inició la línea de producción de la primera camioneta pick up F 150 con carrocería de aluminio.

Los escépticos dudaban de que la compañía pudiera tener éxito con el cambio de la producción de acero a aluminio y que la mente conservadora de los clientes que compran camionetas pick up aceptara el cambio.

La empresa introdujo la nueva carrocería —que reduce el peso del vehículo en 700 libras (317 kilogramos) y podría reducir el consumo de combustible entre 5% y 20%— como parte del cumplimiento de sus obligaciones bajo las normas de la Corporate Average Fuel Efficiency Rules (Ahorro Corporativo Promedio de Combustible) del gobierno de Estados Unidos.

Las normas, introducidas en 2012, exigen que los fabricantes de automóviles casi dupliquen la eficiencia en el uso promedio de combustible de sus vehículos de 27.5 millas por galón (11.69 kilómetros por litro) en 2012 a 54.5 millas por galón (23.17 kilómetros por litro) en 2025.

Ford también cree que hay un mercado para una pick up con un consumo más eficiente de combustible que no ha sido satisfecho por Chevrolet Silverado, de General Motors, o la Ram 1500, de Fiat Chrysler, sus principales rivales.

"Dijimos que esto va a cambiar la industria. La prueba está aquí, en lo que estamos haciendo en este momento", dijo Fields.

El cambio al aluminio ha sido considerado como de alto riesgo porque el vehículo, el de mayor venta en Norteamérica durante los últimos 32 años, representa una participación desproporcionada en las utilidades de Ford. La compañía se niega a dividir sus utilidades por línea de vehículos, pero algunos analistas han atribuido a los vehículos de la serie F, de la que la F150 es el emblema, 90% de las utilidades globales de Ford en los últimos años.

Pero, Fields insiste en que la decisión de cambiar a aluminio —que se tomó en 2010— "no fue difícil. El equipo trabajó muchísimo durante un periodo de dos o tres años", dijo sobre el grupo de investigación que examinó el tema. "Cuando tomamos la decisión, todos nos reunimos en la sala y todos estuvimos de acuerdo", concluyó.