Ford presenta estrategia para revertir pérdidas

El segmento de lujo, la unificación de plataformas y el rediseño de la F150 permitirán diversificar sus ingresos.
Planta de ensamblaje de la firma en Kansas City.
Planta de ensamblaje de la firma en Kansas City. (David Eulitt/AP)

En una presentación a inversionistas, Mark Fields, el nuevo director ejecutivo de Ford, se paró en medio de las dos grandes apuestas de la compañía. A su derecha se encontraba una nueva versión de su camioneta pick-up F150, que algunos analistas calculan que representa 90% del ingreso neto de la marca. A su izquierda estaba el Lincoln MKC, el último modelo de la marca de lujo en el que, a pesar de sus problemas, Fields prometió gastar 2 mil 500 millones de dólares para finales de la década.

Si las diferentes apuestas son exitosas, Ford podrá crecer más rápido que la industria automotriz en general en 2020. Reducirá significativamente su dependencia al esencial mercado estadunidense y a la división de financiamiento Ford Credit. Ambas han producido más ingreso neto en los últimos años que la compañía —arrastrada por algunos segmentos no rentables— produjo en su totalidad.

Sin embargo, si los planes no resultan, Fields enfrenta más anuncios incómodos, como los que tuvo que hacer el lunes 29 junto a los anuncios estratégicos. La empresa dijo que las utilidades antes de impuestos para este año estarían alrededor de mil 500 mdd, menos que lo proyectado previamente —alrededor de 6 mil mdd en lugar del pronóstico de entre 7 y 8 mil mdd—. El anuncio hizo que las acciones de la compañía cayeran casi 8%.

El déficit anticipado es el resultado de una pérdida antes de impuestos de 900 mdd en Sudamérica, otra de 300 mdd en Rusia y costos de mil mdd —principalmente en Norteamérica— debido a los trabajos de garantía adicional y al retiro de vehículos con defectos.

Sin embargo, Fields prefirió enfocarse en lo que llamó “la oportunidad”, el volumen de la industria automotriz que aumentaría de 1 a 3 millones de millones de dólares entre 2014 y 2020.

Fields se enfocó de una manera particularmente intensa en lo atractivo del mercado de lujo. Se espera que los volúmenes de lujo representen 10% de la venta de vehículos a final de la década, pero 30% de las utilidades.

La desproporcionada utilidad del mercado de lujo hizo indispensable para Ford reactivar Lincoln, su marca de lujo en problemas.

En el centro de los planes de crecimiento de Ford está la estrategia One Ford. La estrategia exige que la compañía ofrezca una gama completa de vehículos —con tantos elementos comunes como sea posible— en todos los mercados en los que tiene presencia.

En 2007, Ford realizó solo 29% de su producción mundial en plataformas comunes, la jerga de la industria para el chasis y otros sistemas donde los fabricantes basan diferentes modelos. Había 27 plataformas diferentes. Para 2016, la compañía planea producir 99% de sus vehículos utilizando solamente ocho plataformas globales.

La economía de escala de One Ford le facilita mucho a la compañía enfrentar retos como atender la creciente demanda de autos pequeños, y de poco margen, en China y otros mercados de alto crecimiento en Asia. La empresa está por iniciar la producción de la F150 en su planta de camiones de Dearborn, con una nueva versión de Pick-Up con cuerpo de aluminio, 700 libras más ligera que su predecesora.