Los japoneses prestan más que los occidentales

El Grupo Financiero Mizuho encontró su momento ideal para crecer y pretende otorgar préstamos a empresas de primer nivel no japonesas.
Además de empresas internacionales, como Bayer o Indian Oil, la japonesa Softbank es uno de los clientes fuertes de Mizuho
Además de empresas internacionales, como Bayer o Indian Oil, la japonesa Softbank es uno de los clientes fuertes de Mizuho (Shutterstock)

Tokio

El presidente de Mizuho Financial Group se comprometió a hacer más préstamos fuera de Japón, anticipando márgenes más altos y una menor competencia mientras los rivales tradicionales de Europa y Asia continúan siendo más cautelosos.

En una entrevista con Financial Times, Yasuhiro Sato, dijo que el “plato fuerte” de Mizuho en los próximos años años será ofrecer financiamiento a empresas japonesas con actividad internacional como SoftBank, mientras cada vez se encuentra más cerca de las empresas no japonesas de primer nivel como Bayer, GDF Suez, Indian Oil y Codelco.

Un empuje en el extranjero tiene sentido, dijo, debido a la reducción de los márgenes de los préstamos en el país y a una constante retirada de los rivales con limitaciones de dinero como Deutsche Bank, Barclays y BNP Paribas.

“Esta ventaja durará muchos años más”, dijo Sato, quien fue nombrado en junio de 2011 como presidente y director ejecutivo del segundo grupo bancario más grande de Japón por activos. “Ya que las instituciones financieras europeas se tienen que enfocar en sus problemas domésticos, las actividades en el extranjero todavía son un área bastante prometedora para los bancos japoneses”.

Desde la crisis de Lehman, los bancos japoneses han recuperado la posición que ocuparon por última vez en la década de los 80 como las instituciones crediticias transfronterizas más activas del mundo. A finales de junio tenían activos en el extranjero con un valor de 4.56 millones de millones de dólares, muy alejados de los bancos en EU (3.95 millones de millones de dólares); el Reino Unido (3.89 millones de millones de dólares); Francia (3.75 millones de millones de dólares); y Alemania (3.74 millones de millones de dólares) de acuerdo con el Banco de Pagos Internacionales con sede en Basilea.

En marzo pasado, Mizuho dijo que su objetivo era profundizar las relaciones con 50 empresas no japonesas de alto nivel en cada una de sus cuatro unidades regionales fuera de Japón: en el este de Asia, Asia-Pacífico, el continente Americano y Europa. Eso fue un ascenso en su estrategia anterior, que tenía como objetivo 30 compañías en cada región para préstamos y otros productos como swaps de divisas y de deuda pública y acuerdos de capital. El portafolio de los “súper 30” generó rendimientos de los activos ponderados por riesgo de 3.79%, más de tres veces que a la cartera crediticia total de Mizuho, en seis meses a septiembre.

Sato indicó que el enfoque se diferenciaba del de Mitsubishi UFJ Financial Group y Sumitomo Mitsui Financial Group, los otros megabancos japoneses que cuentan con activos en el extranjero inflados por adquisiciones, en lugar de un crecimiento orgánico.

“No creo que sea una buena estrategia comprar entidades bancarias de negocios muy pequeñas en Indonesia, o comprar empresas de arrendamiento de aviones, para aumentar los ingresos consolidados”, dijo haciendo alusión a dos compras recientes de SMFG. “No debemos usar nuestro importante activo de capital en una guarnición”.

Durante los primeros nueve meses del año, Mizuho mantuvo su posición de 2013 como el quinto bookrunner (intermediario colocador o banco encargado de organizar la sindicación que se responsabiliza del proceso de financiamiento) del mundo en préstamos globales, de acuerdo con Deal logic, detrás de JPMorgan, Bank of America Merrill Lynch, Citigroup y Wells Fargo. También se mantuvo en la primera posición entre los bookrunners japoneses de los préstamos de moneda llamados “G3” en Asia, excluyendo a Japón.

La determinación de Sato para construir en el extranjero ha sido fortalecida por la reciente ampliación de los programas de expansión monetaria del Banco de Japón, que ha empujado a las intereses a niveles más bajos, a lo largo de la curva de rendimientos.

“No puedo decir cuándo va a suceder esto, pero es obvio que (el gobernador Haruhiko Kuroda) tiene un férrea voluntad para alcanzar el objetivo del 2% de inflación”, dijo Sato.