Fanuc luce ‘ejército amarillo’ de 400 mil robots industriales

En su exposición anual, el grupo japonés muestra la capacidad de las máquinas para prevenir fallas y sus habilidades comunicativas.
La Ciberseguridad y automatización es el futuro empresarial en La Laguna.
Fabricantes de vehículos se benefician de la automatización de procesos. (Shutterstock)

Oshino, Japón

Con más de 400 mil robots amarillos que ya reinan en los pisos de las fábricas del mundo, Fanuc tiene un nuevo objetivo para la era digital: conectar los cerebros de los robots industriales.

En una gira reciente de Financial Times a la exposición anual de robótica de Fanuc, lo que más agradó a los visitantes fue un nuevo sistema que le permitirá a su enorme ejército de robots industriales comunicarse entre sí y aprender a prevenir las fallas que provocan retrasos o paran las líneas de producción.

El cambio hacia el internet de las cosas industrial se presenta en un momento en el que el fabricante japonés se enfrenta a una marcada caída en sus utilidades a causa de la desaceleración económica en China, el mayor usuario de robots industriales del mundo.

La caída de ventas de los iPhones de Apple también golpearon la demanda de la herramienta mecánica Robodrill, de Fanuc, que se utiliza para fabricar los estuches metálicos de los smartphones.

Sin embargo, esas preocupaciones no estaban a la vista cuando, con una sonrisa, Yoshiharu Inaba, director ejecutivo de Fanuc, se encontraba en la entrada para darle la bienvenida a más de 7 mil clientes de todo el mundo para que pudieran examinar 32 de sus robots.

El evento es una de las pocas ocasiones en que se abren las puertas de la sede de Fanuc, al pie del monte Fuji, a grandes grupos de personas externas a la empresa. La reservada compañía vigila implacablemente sus tecnologías dentro del reino amarillo, donde perfeccionó sus habilidades de manufactura para convertirse en el mayor fabricante de robots industriales del mundo.

Los robots de la compañía son famosos por ayudar a construir vehículos de General Motors, Volkswagen y Tesla. Un aspecto menos conocido es la historia de Fanuc en la investigación de la inteligencia artificial, que se remonta a más de una década. La compañía también tiene un sistema de vigilancia que notifica a los clientes cuando es necesario que los robots se sometan a una actualización o reparación.

En la exposición de la compañía había robots que aprenden automáticamente la manera más rápida de elegir tornillos dispuestos al azar, y máquinas que están equipadas con sensores que hacen que se dejen de mover cuando se acerca un ser humano, estos tienen pintura verde en lugar del tradicional amarillo brillante de Fanuc, para que los usuarios puedan identificar fácilmente que es seguro acercarse.

“Nuestro potencial de futuro crecimiento está en la red y en el software”, dice Tetzaki Kato, gerente general del laboratorio de desarrollo de software para robots de Fanuc.

“Lo que a los clientes les gusta más de nuestras máquinas es que no se descomponen, y ahí es donde ganamos la confianza de que podemos hacer lo mismo con nuestra tecnología de red”.

Para su nuevo servicio de conexión de robots, Fanuc se asoció con Cisco, con el fabricante de sistemas de automatización de plantas de EU Rockwell Automation y con Preferred Networks, una startup de aprendizaje automático con sede en Tokio. El servicio estará disponible a partir de finales de este año.

El grupo japonés no es el único que intenta llevar la inteligencia artificial y la conectividad a la manufactura para crear fábricas inteligentes. Su rival alemán, Kuka, recientemente dijo que trabaja con el grupo chino de telecomunicaciones Huawei en computación en la nube y tecnología móvil para vincular los robots industriales. Google, Amazon, Facebook y otros grupos estadunidenses de tecnología invirtieron fuertemente en el aprendizaje profundo, la forma en la que la inteligencia artificial trata de imitar la función de las capas de neuronas del cerebro humano.

El gasto mundial en robótica alcanzará 135 mil millones de dólares en 2019, estiman los analistas de IDC. Pero los ejecutivos de Fanuc y Preferred Networks dicen que su campo de batalla está en la manufactura, donde tienen la ventaja gracias a los datos que recolectan los 400 mil robots de Fanuc en todo el mundo.

“La fabricación en Japón es más fuerte que en EU. No podemos competir con el almacenamiento de información en la nube, pero los robots amarillos se encuentran en todas partes del mundo y reúnen los datos. Si preguntas si Google puede hacer lo mismo, la respuesta es no”, dice Junichi Hasegawa, director de estrategia de Preferred Networks.

En lugar de almacenar datos en la nube, que puede ser un problema importante para los usuarios que se preocupan por la velocidad y la seguridad, el sistema de Fanuc prevé colocar los datos en el dispositivo que se va a instalar en las fábricas, conectarse al equipo existente e incluso a robots que fabrican sus rivales.

De manera similar a tener acceso a una aplicación en los smartphones, los usuarios del sistema con el tiempo podrán descargar aplicaciones que satisfagan las necesidades de su fábrica. Con la capacidad de aprendizaje, los robots compartirán y analizarán datos, y colaborarán para detectar las fallas que pudieran interrumpir la producción.

Sin embargo, los ejecutivos de Fanuc admiten que tomará algún tiempo convencer a los clientes de que confíen en la inteligencia de las máquinas.

“¿Realmente está bien utilizar automáticamente lo que aprenden las máquinas? Por ahora, pensamos instalar medidas de seguridad para darle seguimiento al sistema. Lo nuevo puede ser atemorizante”, dice Kato.

7 mil

Clientes de varias nacionalidades que ingresaron a la muestra tecnológica de Fanuc; los compradores pudieron revisar 32 modelos de robots.

135 mil mdd

Previsión del gasto de las empresas en robótica a escala global hacia 2019, según analistas de IDC.