Créditos con una prueba psicométrica

Dos empresas ofrecen préstamos a personas sin historial crediticio en América Latina si aceptan someterse a un análisis psicológico. 
La empresa de microfinanzas de India, Janalakshmi Financial Services (JFS), utiliza la prueba para prestar a mujeres migrantes en la zona rural que necesitan capital para establecer pequeños negocios.
La empresa de microfinanzas de India, Janalakshmi Financial Services (JFS), utiliza la prueba para prestar a mujeres migrantes en la zona rural que necesitan capital para establecer pequeños negocios. (Shutterstock)

Londres

Los servicios que ofrecen compañías como VisualDNA, una empresa de pruebas psicométricas con sede en Londres, y Entrepreneurial FInance Labs (EFL), una firma estadounidense que surgió de la Universidad de Harvard, ayudan a llevar servicios bancarios a las personas “sin servicios bancarios”.

Los programas ya se encuentran y funcionan en Perú, India y otros países de América Latina, África y Asia. “Hacemos algo completamente diferente que de hecho es una manera sensible para evaluar el riesgo”, dice Bailey Klinger, el director ejecutivo en Lima de EFL Global. EFL dice que las instituciones de crédito utilizan su herramienta de evaluación muestran una reducción de hasta 50% de incumplimientos de pagos. En un ejemplo, la empresa de microfinanzas de India, Janalakshmi Financial Services (JFS), utiliza la prueba para prestar a mujeres migrantes en la zona rural que necesitan capital para establecer pequeños negocios. Aunque las mujeres no tiene cuentas bancarias, garantías o domicilios verificables, la prueba le permite a JFS evaluar el riesgo de crédito, dice Narayana Rajan, un alto ejecutivo. Agrega que los que obtienen una calificación en el cuartil inferior de la prueba encuestados tienen 2.5 veces más probabilidades de retrasarse en sus pagos que los clientes que se encuentran en el cuartil superior. En Perú, tres bancos locales -BanBif, Banco Financiero, Caja Trujillo-. y una tienda local utilizan las pruebas psicométricas.

A Maribel Sierra, una pequeña comerciante en Lima, el servicio le permitió reconstruir su negocio después de que un incendio redujo a cenizas su puesto callejero. “Me quedé sin mercancía, sin nada, únicamente deudas”, dice. “Pero entonces, a través de un cuestionario me concedieron un préstamo, y gracias a eso tuve la oportunidad de empezar de nuevo”. Sus preguntas incluyeron cómo enfrenta los problemas. Su respuesta fue: “Nunca darme por vencida”. Entonces, ¿cómo funcionan estas pruebas? El objetivo es evaluar la capacidad de crédito de los solicitantes al revelar rasgos de la personalidad con una serie de preguntas sutiles que no tienen una “respuesta correcta” obvia.

La prueba de VisualDNA utiliza un cuestionario en línea donde se le solicita a los encuestados que elijan una foto de una serie. Por ejemplo, las respuestas posibles para la pregunta, “¿cómo respondes a las malas noticias?” Incluye fotos de una olla a presión, una cuerda a punto de romperse, un cubo de Rubik y un laberinto. Aunque puede parecer obvio que un solicitante de préstamo que intente causar una impresión positiva posiblemente elija el cubo de Rubik sobre la soga desgastada, Clare McCaffery, directora de crédito y riesgo de negocio de VisualDNA, dice que es difícil “jugar” con la prueba debido a los algoritmos que evalúan la consistencia de las respuestas a través de los cinco rasgos de la personalidad. La prueba de VisualDNA se basa en la clasificación de tipos de personalidad “Ocean”, que resalta los rasgos como la apertura, la responsabilidad, la sociabilidad, la amabilidad y el neuroticismo. Otro nivel para defenderse contra los aplicantes que fabrican sus respuestas es las opciones que se basan en imágenes.

“Para nosotros, el uso de imágenes hace que las respuestas correctas sean menos obvias”, dice McCaffery. “Al usar imágenes provocas una respuesta más intuitiva”. Hasta el momento, la tecnología de VisualDNA se utiliza en Sudáfrica, Rusia, Polonia, Turquía, la República Checa, Eslovaquia y el Reino Unido. Cerca de 150 mil personas ya respondieron el cuestionario en los 18 meses desde que iniciaron las operaciones. La empresa tiene planes de ir a India, Brasil y países de África subsahariana en los siguientes dos años, y buscan realizar 2 millones 800 mil pruebas.