Privacidad, el nuevo negocio online

Tras las revelaciones de cuánta información privada se puede encontrar en línea, las startups que ofrecen privacidad de datos son las que más oportunidades tienen de crecer en 2015.
Información privada en línea.
Información privada en línea. (Shutterstock)

Estados Unidos

Las empresas que tengan como objetivo ofrecer mejores estándares de privacidad para los usuarios de internet esperan poder seducir al mercado masivo el próximo año, después de germinar en 2014 para atender a los clientes cada vez más preocupados por sus datos.

Los negocios enfocados en ofrecer mensajería privada, llamadas y navegación en internet han aumentado su popularidad después de las revelaciones del año pasado realizadas por el contratista de la Agencia de Seguridad Nacional de EU, Edward Snowden, en las que resaltó la cantidad de información importante sobre la gente que puede encontrarse en línea.

Pero hasta el momento, los usuarios de esos servicios son millones, no miles de millones, y las empresas, entre ellas Wickr y Abine de San Francisco, están trabajando para formar alianzas que impulsen el número de personas que se sumen.

Nico Sell, directora ejecutiva de Wickr, ha cerrado acuerdos con socios tan variados como CME Group, el operador bursátil estadounidense, que está interesado en mensajería privada para sus operadores; y Wargaming, una empresa de juegos en línea.

“Creo que llegaremos a decenas de millones de usuarios a través del crecimiento natural de la aplicación”, dice. “Pero el consejo no se conformará con menos de mil millones de usuarios. Ellos me presionan todos los días y la única forma de lograrlo es a través de alianzas.”

Sell tiene puesta su mirada en los operadores de telecomunicaciones, que pueden impulsar rápidamente la popularidad de la aplicación al pre-cargarlo en sus smartphones. Dice que Wickr está apuntando a la “posición de privilegio” en el teléfono, para que sus mensajes, que no se almacenan en un servidor y puedan ajustarse para desaparecer, se conviertan en el estándar.

El mercado debería estar ahí. De acuerdo con un estudio de Pew Research Center, el 81% de los adultos estadounidenses se sienten “muy poco” o “nada seguros” usando las redes sociales para compartir información privada; el 61% se siente inseguro utilizando un chat o mensajes instantáneos; el 57% se siente inseguro enviando mensajes privados a través del correo electrónico.

Rob Shavell, cofundador de Abine, que recientemente lanzó el producto de seguridad Blur para proteger las contraseñas, correos electrónicos e información financiera en línea, también piensa que el próximo año será crucial para volver a la privacidad parte de la corriente dominante.

Antes de las filtraciones de Snowden, dice que las herramientas de privacidad eran “fragmentadas” y ninguna era “realmente fácil de usar” para personas que no son técnicos expertos. La situación se ha transformado en los últimos nueve meses. Hay mucho más startups.

Las asociaciones son importantes para ayudar a crecer a Abine más allá de su audiencia principal. “La privacidad tiene que ser más fácil y una mejor experiencia de internet para llegar a ser parte de la corriente principal”, dice Shavell.

Dice que Abine y sus rivales buscarán mayores alianzas, muchas de ellas se anunciarán en 2015.

Marc Boroditsky, presidente y director operativo de Authy, señala que las brechas de seguridad han estado ocurriendo cada semana o cada quince días. “Home Depot o Target o JPMorgan, a donde quiera que veas, hay algún tipo de brecha. El consumidor podría no estar convencido, pero al final una institución lo protege, los bancos absorben los costos, los minoristas revierten las transacciones y tu quedas contento”, dice.

Boroditsky piensa que las contraseñas, inseguras y fáciles de adivinar, comenzarán una muerte lenta a partir del próximo año. “Me gustaría decir que el próximo año es el año en el que las contraseñas mueren, pero creo que el siguiente año es cuando reuniremos las tropas para matar a la contraseña. Tomará un par de años eliminarla a gran escala”.

Grandes empresas de tecnología también están mejorando sus propias medidas para proteger la privacidad, después de darse cuenta de que hay demanda por la seguridad además de los productos llamativos. Google, Facebook y Yahoo se encuentran entre estas compañías.

Pero Sell de Wickr piensa que habrá una startup en combinación con socios más grandes, en lugar de que una compañía como Google triunfe eventualmente, porque las empresas que dependen de la publicidad tienen un interés en tener acceso a gran cantidad de datos de sus usuarios.

La aplicación básica de Wickr es gratis, pero cobra por las adiciones y las herramientas. “Aquí está la razón por la que una pequeña compañía como la mía va a ganar. Nosotros nunca vamos a dar la clave, (mientras que) ellos siempre querrán estar en medio para saber exactamente qué es lo que hacen sus clientes. No están ganando dinero de una forma totalmente nueva”, dice Sell.