Baja California exportará sus vientos a Estados Unidos

Un parque de energía eólica se construye a Tecate para exportar electricidad a San Diego.  
En 2015 comenzará operaciones el parque eólico Energía Sierra Juárez para abastecer electricidad a 65 mil hogares al sur de California.
En 2015 comenzará operaciones el parque eólico Energía Sierra Juárez para abastecer electricidad a 65 mil hogares al sur de California. (Shutterstock)

México

Igual que la luz del sol, el viento es gratuito; pero así como el sol no calienta de noche, el viento no sopla todo el tiempo ni en todo lugar. Con grandes valles planos y elevados en todo el país, México tiene gran potencial eólico, alrededor de 50 mil megawatts (MW) al año, suficiente para el autoabasto de energía eléctrica y para exportarla a regiones cercanas.

En el primer semestre de 2015, comenzará operaciones el desarrollo eólico Energía Sierra Juárez, ubicado en Tecate, Baja California, para cumplir un contrato de compraventa de energía eléctrica a 20 años con San Diego Gas & Electric y que abastecerá en promedio a 65 mil hogares en San Diego, California. Se trata del primer proyecto transfronterizo de energía eólica entre México y Estados Unidos.

¿Relevante? Por supuesto. A pesar de compartir más de 3 mil kilómetros de frontera, el comercio de energía eléctrica entre México y EUA ha sido muy limitado hasta ahora, con poco menos de 0.5% del consumo de México o de los estados vecinos de California y Texas, según un estudio sobre el potencial de exportación elaborado por la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE).

Pero la demanda ha crecido en la última década por la adopción de metas obligatorias para la producción de electricidad a partir de fuentes verdes, lo que representa una oportunidad para la exportación de energía eólica en México.

En México el mayor potencial eólico está en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca y en el valle de Baja California, y el mayor cliente potencial es California, que para 2020 deberá generar 33% de su electricidad a partir de fuentes renovables.

Para eso, a California aún le faltan alrededor de 10 mil MW por año que podrían llegarle, en parte, desde México. No obstante, la meta se ve lejana pues hasta 2009 los proyectos eólicos de Baja California sólo tenían la capacidad para transmitir 800 MW operados en conjunto por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y San Diego Gas & Electric, y dos líneas privadas de 310 MW (de InterGen) y 1,200 MW (de Sempra Energy).

Y aunque Oaxaca posee la mayor infraestructura eólica del país y un potencial para generar hasta 10 mil MW es imposible exportarla a California, toda vez que no existe interconexión con el sistema eléctrico de Baja California, una red que CFE planeaba tener lista para 2013, pero que no se concretó.

México también tiene desarrollos eólicos en Tamaulipas y Nuevo León; pero el potencial de exportación es nulo, debido a que hace ya unos años que Texas alcanzó sus metas de producción de electricidad de fuentes de energía renovable.

El desarrollo Energía Sierra Juárez llega pues en un buen momento para aprovechar la demanda de energía limpia en California y abre la puerta para nuevos contratos de exportación y para la consolidación de la industria de energía eólica en México, que requiere más que nunca el apoyo legislativo para permitir la inversión privada en la construcción de infraestructura que permita evacuar la electricidad generada y llevarla a los usuarios finales, fuera o dentro del país.

El pionero

La primera fase de Energía Sierra Juárez requiere una inversión de 300 mdd, y entrará en operaciones el primer semestre de 2015, con una capacidad de generación de 155 megawatts anuales, a partir de 47 turbinas Vestas de 3.3 MW cada una, lo suficiente para abastecer de energía eléctrica más de 45 mil casas.

El permiso de exportación de energía eólica a EUA que pidió Energía Sierra Juárez fue aprobado por la Comisión Reguladora de Energía en marzo de 2013; así el campo eólico podrá interconectarse con el sistema eléctrico de EUA (en particular al Southwest Powerlink), para llegar a una empresa hermana de IEnova (San Diego Gas & Electric) para su distribución a los consumidores de San Diego.

El dinero ya está listo. En junio pasado, IEnova firmó un acuerdo de financiamiento por 270 mdd para la construcción de la primera fase del parque eólico transfronterizo, con un crédito a 18 años a partir del inicio de la operación comercial del proyecto, otorgado porvarios bancos.

El prestamista principal es Mizuho Bank y el estructurador técnico es el Banco de Desarrollo de América del Norte; también participan Nacional Financiera, Norddeutsche Landesbank Girozentrale y Sumitomo Mitsui Banking Corp. Adicionalmente, IEnova firmó un acuerdo de crédito para financiar el IVA por hasta 455 mmp con Banco Santander.

Los planes a largo plazo de IEnova (Infraestructura Energética Nova), filial mexicana de la compañía Sempra Energy, contemplan la generación de mil 200 MW, para lo que necesitará una inversión total de 2 mil 400 mdd (2 millones por cada megawatt instalado).

Para alcanzar este objetivo, Sempra Energy vendió en abril pasado 50% de la primera fase del proyecto a InterGen, una firma global de generación de energía eléctrica con plantas en Gran Bretaña, Países Bajos, México, Australia, propiedad del Fondo de Pensiones de los Maestros de Ontario y del gigante asiático China Huaneng Group. Esta operación fue aprobada el 16 de julio por autoridades regulatorias de México y EUA.