Bonos contra el ébola y otras pandemias son una buena idea

La pandemia del ébola dejó ver lo poco preparados que están gobiernos, ONGs y empresarios, por lo que el Banco Mundial presentó una primera propuesta para combatir futuras pandemias.

Estados Unidos

Celebremos las buenas noticias: al parecer se abate poco a poco la plaga del ébola. Trágicamente, todavía mueren personas en grandes cantidades, pero se contuvo la propagación de la enfermedad.

Ahora las malas noticias: en el Foro Económico Mundial en Davos, hay un consenso cada vez mayor de que la lucha contra el ébola puede ser sólo un preludio de un desastre médico mucho mayor.

Después de todo, anteriormente vimos peores crisis médicas: en 1918-1919, la pandemia de gripe española mató entre 50 y 100 millones de personas en un año. Y eso fue antes de que la gente viajara alrededor del mundo en un avión. En estos tiempos las enfermedades se mueven y mutan a un ritmo aterradoramente rápido.

Todavía más preocupante, el sistema global parece mal equipado para hacer frente. Pasaron meses antes de que los grupos de ayuda internacional realmente tomaran acción contra el ébola, y mucho más tiempo antes de que los gobiernos locales implementaran controles apropiados. La respuesta fue tan caótica que miles de personas murieron innecesariamente.

Entonces, ¿hay algo que puede hacer la comunidad internacional para reducir la posibilidad de que haya un desastre todavía peor a la crisis del ébola? La Organización Mundial de la Salud calladamente empezará su propia investigación para averiguar lo que se tiene que hacer diferente. Pero el Banco Mundial presentó sus propias ideas en Davos, en coordinación con organizaciones no gubernamentales y empresas como Munich Re, Swiss Re, UPS, InterPublic, Mitsui y Unilever

La iniciativa consta de dos partes. La primera supone crear una fundación global para entrenar a decenas de miles de trabajadores de atención sanitaria para luchar contra las pandemias antes de que llegue la siguiente, La segunda parte de la propuesta, y la más interesante, es utilizar a los mercados de capital para obligar a los gobiernos, organizaciones no gubernamentales y grupos multilaterales a ser más eficaces en su preparación contra las pandemias.

De manera más notable, Jim Kim, presidente del Banco Mundial, quiere crear un fondo global para emitir bonos que financien las medidas de los gobiernos y otros organismos para combatir las pandemias. Estos bonos pueden emitirse con una garantía del Banco Mundial o alguna forma de riesgos compartidos. La idea es ofrecer una forma de seguro contra los desastres futuros, al igual que los bonos para catástrofes o bonos cats que ofrecen protección contra desastres naturales.

Esto puede ayudar a lo gobiernos con problemas de efectivo a financiar medidas para derrotar a las enfermedades. Pero también tendrá un objetivo potencialmente más importante: puede inyectar el rigor del sector privado y la disciplina de mercados a las burocracias médicas globales.

Los grupos de reaseguros como Swiss Re o Munich Re pueden apoyar este tipo de bonos sólo si primero pueden realizar rigurosas evaluaciones sobre la probabilidad de pandemias, y la agilidad de las burocracias, las ONG y otros. Los inversionistas necesitan medidas transparentes de riesgo. Así que con la emisión de estos “bonos de pandemias” se debe alejar el debate del énfasis burocrático de ayuda humanitaria y cambiarlo hacia la gestión de riesgos. Eso puede obligar a una colaboración más efectiva, como capacitación anticipada a los trabajadores de atención sanitaria.

Personalmente, creo que esto es sensible; crear tendencias de precios y probabilidades tiende a concentrar a las mentes. Y, en teoría, estos bonos deben funcionar. Cuando el mercado de los bonos cat se puso en marcha hace dos décadas, algunos observadores pensaron que era de mal gusto. Pero en la actualidad hay en circulación cerca de 10 mil millones de dólares en bonos cat.

Si la misma idea se repite con los bonos de pandemias, la emisión inicial posiblemente sea pequeña, limitada a 100 millones de dólares en bonos o menos. Pero algunos expertos en reaseguros creen que pronto el mercado puede superar el de los bonos cat. Hay una enorme fondo de capital socialmente responsable en el mercado, muchas compañías a las que les gustaría una cobertura para los riesgos de las pandemias.

Pero antes de que pueda comprobarse que la idea es efectiva para combatir al próximo ébola, hay dos grandes factores que tienen que abordarse. En primer lugar, se necesitan mejores incentivos de mercado para que las empresas farmacéuticas desarrollen rápidamente medicamentos para combatir pandemias. En segundo lugar, antes de que los bonos para pandemias puedan volar libremente (o que se involucre el sector privado), es necesario el apoyo conjunto con instituciones multilaterales. Eso puede volverse un escollo, dada la historia de disputas tribales entre las burocracias globales.

Sin embargo, uno de los pocos puntos positivos sobre el ébola es que inyectó urgencia en el debate de las pandemias. Y un beneficio de Davos es que puede llevar a las diferentes partes a la mesa. Así que la reunión del Foro Económico Mundial puede ayudar a que la idea de los bonos de pandemia vuele. Si eso sucede, serán buenas noticias. Y mostrará que Davos puede (ocasionalmente) producir algo más que sólo aire caliente.