Empresas de Estados Unidos hacen fusiones y adquisiciones para evitar carga fiscal

Un mayor número de empresas están mudando sus matrices a otros países para ahorrar impuestos. 
Burger King adquirió la cadena Tim Hortons de Canadá para beneficiarse de mejores reglas fiscales.
Burger King adquirió la cadena Tim Hortons de Canadá para beneficiarse de mejores reglas fiscales. (Reuters)

Estados Unidos

Los que quieran seguir los pasos de Eduardo Severin, el co-fundador de Facebook o de Tina Turner, la diva de la música pop, y renunciar a su nacionalidad estadounidense, esta semana tendrán que pagar cinco veces más de que lo que hubieran pagado la semana pasada.

El Departamento de Estado aumentó la tarifa del procedimiento a 2 mil 350 dólares, para lidiar con el número récord que intenta escapar a las garras del sistema fiscal estadounidense, que requiere la declaración de impuestos de sus ciudadanos sin importar si todavía viven o trabajan en el país.

Y mientras se vuelve más costoso para los individuos cortar sus lazos con Estados Unidos, algunos políticos intentan que a las empresas también les cueste más salir. La controversia que Severin tuvo que soportar cuando renunció al país antes de la flotación de Facebook en 2012 es nada comparado con el enorme revuelo que gira alrededor de las inversiones fiscales corporativas.

La pregunta para los inversionistas es si esto va a desanimar a las empresas de seguir los pasos de Burger King, AbbVie, Medtronic y otras que han acordado adquirir firmas en el extranjero en parte para cambiar su domicilio hacia un lugar con un régimen fiscal más favorable.

Hay fuertes incentivos detrás de la tendencia de las inversiones fiscales que no van a desaparecer. Las valoraciones del mercado accionario se están llenando, y un fuerte crecimiento de ingresos todavía es difícil de alcanzar, así que sacarle jugo a las ganancias a través de los ahorros en impuestos parece la única manera atractiva de impulsar el precio de las acciones.

Desde que se requiere que las corporaciones de EU paguen tasas de impuestos estadounidenses por todos sus ingresos alrededor del mundo, una inversión que se muda al extranjero libera ahorros en impuestos de varias maneras. La principal, la subsidiaria estadounidense puede cargar con toda la deuda intercompañía para reducir las ganancias gravables, y el efectivo que se queda en las subsidiarias en el extranjero puede usarse para recompra de acciones sin activar los impuestos estadounidenses.

Entonces, la clave para los inversionistas, es identificar a las compañías o sectores que se ve que tienen la probabilidad de beneficiarse con las inversiones fiscales. Los acuerdos hasta el momento han sido agrupado dentro de industrias específicas, notablemente del sector farmacéutico. Esto es de esperarse. Dentro de un determinado sector, las compañías compiten globalmente por inversionistas, así que cuando un rival gana una ventaja fiscal, no seguir su ejemplo sería en detrimento de uno para acceder al capital y para el costo de capital.

Sin embargo, la adquisición de Burger King por parte de Tim Hortons de Canadá muestra que la manía por la inversión se extiende a otros sectores, particularmente cuando el cambio de domicilio podría ser uno de varios factores estratégicos para el acuerdo.

Los inversionistas tienen que examinar un universo amplio, y entonces deciden si quieren apostar en posibles compradores estadounidenses o dirigirse a empresas en jurisdicciones con menores impuestos, que tiende a agruparse en Canadá, el Reino Unido, Alemania y Escandinavia. A diferencia de muchas situaciones de fusiones y adquisiciones, tanto el comprador como el comprado en promedio han visto que el precio de sus acciones sube con el anuncio de estos acuerdos.

En una nota para sus clientes, el estratega Robbert van Batenburg de Société Générale encontró que los subsectores de Estados Unidos con el mayor potencial de negocios de inversiones fiscales incluyen los servicios petroleros, exploración y producción de petróleo y gas, y sorpresivamente, minas de oro, así como los próximos que vengan del sector farmacéutico.

Motif Investing, un broker en línea que inició el ex ejecutivo de Microsoft, Hardeep Walia, tiene su propia manera de filtrar posibles empresas objetivo extranjeras, casi la mitad de ellas se encuentran en el Reino Unido o Irlanda y entre ellas se incluyen a las sospechosas habituales, farmacéuticas como AstraZeneca y Trinity Biotech; así como a la editorial Reed Elsevier y a Ingersoll-Rand, del sector industrial. Tomar acciones individuales con la esperanza de fusiones y adquisiciones podría ser menos inteligente que tomar un enfoque de portafolio o por sector.

El entusiasmo de los inversionistas por el tema de las inversiones fiscales ha disminuído ya que la Casa Blanca llamó “desertores fiscales” a las compañías que lo aprovecharon, pero bien podrían haber subestimado la resolución de las empresas. Muchas multinacionales son expertas en las sutilezas del cambio de obligaciones fiscales de jurisdicción en jurisdicción y no sienten miedo de enfrentarse al ISR ya que es parte del arte.

El Tesoro de Estados Unidos podría utilizar su amplia libertad para interpretar el código fiscal para limitar algunos de los ahorros que se obtienen por cargar la deuda a la división estadounidense, pero estos cambios podrían requerir tiempo para implementarse, y la recompensa política no es clara, dado que el problema de las inversiones fiscales no parece estar ganando tanta importancia en el campo de batalla electoral como le gustaría a los demócratas.

De cualquier manera, es probable que los sablazos en Washington aceleren el movimiento para sacar ventaja de su capacidad de invertir, tomar la delantera en el auge de fusiones y adquisiciones y mantener a los mercados de valores moviéndose más alto. Para las personas puede ser más costoso romper sus lazos con Estados Unidos, pero para muchas compañías sigue siendo una decisión irresistible.