Empresas de turismo enferman por ébola

Las acciones de aerolíneas, cruceros y hoteles presentaron fuertes pérdidas en la bolsa de Londres ante las noticias de nuevos casos en España y Estados Unidos. 
Javier Limon, esposo de la enfermera española Teresa Romero, quien contrajo ébola, se asoma a la ventana desde su habitación aislada en el Hospital Carlos III en Madrid.
Javier Limon, esposo de la enfermera española Teresa Romero, quien contrajo ébola, se asoma a la ventana desde su habitación aislada en el Hospital Carlos III en Madrid. (Reuters)

Londres

El temor de que el virus del ébola se está propagando fuera de África asustó a los mercados, y las acciones sufrieron las consecuencias cuando una supuesta segunda víctima del virus ingresó a un hospital en Madrid.

El miércoles más tarde, David Cameron, el primer ministro del Reino Unido, presidió  una reunión con el comité de emergencias del gobierno, conocido como Cobra, que llevó como tema principal de la agenda la constante amenaza de la epidemia procedente de África.

Las autoridades españolas están luchando para controlar la situación después de que una enfermera en Madrid se convirtió en la primera persona fuera de África en contraer el mortal virus del ébola.

Después de las fuertes caídas del martes en Londres, el ánimo fue golpeado nuevamente después de un anuncio de la noche a la mañana desde Madrid de que una segunda enfermera, que trabajaba con la primera víctima en el mismo equipo que cuidaba a un paciente español con ébola que fue repatriado de África, fue internada en el hospital para su observación después de quejarse de fiebre.

IAG, la empresa matriz de British Airways y de la española Iberia, fueron las más afectadas en las primeras operaciones, pero otras empresas con grandes pérdidas en el FTSE 1000 fueron la aerolínea de bajo costo EasyJet, el operador de cruceros Carnival y los hoteles InterContinental.

Legisladores en Washington han solicitado prohibir vuelos procedentes de algunos lugares de África, después de que la enfermedad se propagó a Estados Unidos la semana pasada. Las autoridades están monitoreando a cerca de 50 personas que estuvieron en contacto con una víctima de ébola, que contrajo el virus en Liberia antes de llegar a Texas en donde enfermó.

También surgieron reportes de hospitales en la zona de Washington DC sobre dos pacientes con posibles síntomas, pero se comprobó posteriormente que los temores eran infundados.

El profesor David Heymann, presidente de Public Health England (una agencia del Departamento de Salud del Reino Unido) y uno de los mayores expertos en contagios intentó calmar el temor de que el Reino Unido estaba enfrentando una crisis de ébola. Dijo que la reunión de Cobra en donde se discutió sobre la enfermedad era algo que ocurría con regularidad y que no era en respuesta a ninguna amenaza para el país.

“No cabe duda de que no hay una crisis en el Reino Unido en este momento. El Reino Unido está preparado, nos hemos preparado durante muchos, muchos años para hacer frente a situaciones como esta”, dijo a la BBC.

El martes, el profesor Peter Piot, uno de los científicos que ayudó a identificar el virus del ébola a finales de la década de los 70, advirtió que el más mínimo error entre las personas que atienden a las víctimas de ébola podría ser fatal. Dijo que era probable que ocurrieran otros casos entre las personas que cuidan a las víctimas pero que podrían ser contenidos. “Hay una diferencia con lo que está sucediendo en África occidental. Realmente no generarán brotes”, dijo.