Empresas grandes, las más corruptas

Las compañías con más de 250 empleados se involucran en la mayoría de los casos de sobornos, especialmente para obtener contratos gubernamentales, de acuerdo con un reporte de la OCDE.
El presidente de la Fifa: Sepp Blatter
El presidente de la Fifa: Sepp Blatter (Cortesía Reuters)

Londres

Las grandes compañías y sus directivos de alto nivel son los responsables de la gran mayoría de los casos de soborno en el mundo y le están dando a una tercera parte de sus utilidades de los proyectos relacionados a funcionarios corruptos, de acuerdo con un nuevo estudio.

El informe publicado el martes 2 de diciembre por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) también plantea interrogantes sobre el compromiso de los gobiernos para combatir la corrupción.

Las autoridades de todo el mundo han atraído menos casos en los últimos dos años, están requiriendo tres veces más de tiempo para procesarlos comparado con lo que se requería hace una década y a menudo las multas que imponen tienen un valor menor al de las utilidades que resultan de los sobornos.

El trabajo está basado en análisis de 427 casos de sobornos en el extranjero atraídos por las autoridades desde 1999, cuando la Convención Anticorrupción de la OCDE entró en vigor. Este acuerdo ha sido firmado por 41 países.

Es de destacar que el nuevo análisis no incluye a China, en donde las empresas se han quejado durante mucho tiempo de que la corrupción es endémica y en donde las autoridades han puesto en marcha recientemente una campaña contra los funcionarios corruptos. También cubre únicamente instancias en donde se realizaron casos legales.

Pero el estudio da una extraña luz a un rincón oscuro de la economía global.

“Hemos estado luchando en la oscuridad”, escribe el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en la introducción al reporte. El trabajo “nos lleva, por primera vez, frente a frente con nuestro enemigo”.

Los principales resultados del estudio de la OCDE:

-Las empresas con más de 250 empleados representaron 60% de los casos de corrupción estudiados. En 31% de los casos las compañías le dieron a conocer los casos de  sobornos a las autoridades por sí mismas. Sólo en 2% de los casos participaron denunciantes.

-El costo de los sobornos promedió 10.9% del valor de la transacción relacionada y 34.5% de las utilidades. Los mayores sobornos pagados en un caso individual tuvieron un valor de mil 400 millones de dólares (mdd). El más pequeño tuvo un valor de tan sólo 13.17 dólares.

-En la mayoría de los casos de soborno participaron ejecutivos de la compañía. Los gerentes participaron en 41% de los casos. En un 12% más participó el presidente o director ejecutivo de la compañía.

- La corrupción no es un fenómeno exclusivo de los países pobres. Casi la mitad de los casos estudiados en los que hubo sobornos participaron funcionarios públicos de países con niveles “altos” o “muy altos” de desarrollo humano.

-El número de casos de soborno atraídos en el mundo ha crecido sustancialmente desde 1999, pero ha caído en los últimos dos años después de alcanzar un nivel máximo de 68 por año en 2010. Sin embargo, el tiempo requerido para procesar los casos ha aumentado sustancialmente de un promedio de dos años en 2003 a 7.3 años en 2013.

-Los ejecutivos de empresas estatales fueron responsables de casi tres de cada 10 sobornos, mientras que los funcionarios de aduanas representaron 11%. Casi 60% de los sobornos fueron pagados con el fin de obtener contratos gubernamentales.

-Más de dos terceras partes de todas las sanciones impuestas fueron el resultado de acuerdos legales en lugar de condenas. En casi la mitad de los casos estudiados, las multas impuestas tuvieron un valor menor al 50% de las utilidades generadas por los acusados como resultado de los sobornos.

-Las empresas petroleras y las mineras en promedio pagaron sobornos con valor del 21% del valor de los proyectos, mientras que los que participan en el sector educativo o en el suministro de agua sólo pagaron 2%, de acuerdo con la OCDE.