Silicon Valley: Sin lugar para mujeres, negros ni hispanos

Recientes reportes de diversidad en las empresas tecnológicas de California reflejan una concentración de jóvenes blancos menores de 30 años. 
Sólo 30% de los empleados en tecnología son mujeres y apenas 5% son afroamericanos.
Sólo 30% de los empleados en tecnología son mujeres y apenas 5% son afroamericanos. (Shutterstock)

San Francisco

El activista de los derechos humanos Jesse Jackson quiere que las empresas en Silicon Valley contraten a más personas de raza negra por lo que ni siquiera escucha la excusa más común: es difícil encontrar afroamericanos calificados para este trabajo. “Tienen a los investigadores con los mejores recursos en el mundo entero. Saben dónde encontrar cualquier cosa y sin embargo buscan en Asia y no en Oakland”.

El reverendo Jackson ha llevado su batalla, ya de décadas, por la igualdad racial a la industria de la tecnología. Durante los últimos meses se ha presentado en las reuniones anuales de accionistas de Google y Facebook y argumenta que la fuerza de trabajo, dominada por hombres blancos, y en algunos casos asiáticos, necesita reflejar mejor a sus clientes.

Esta presión ha llevado a que las compañías publiquen reportes sobre la diversidad racial. Estos reflejan que los afroamericanos forman 13% de la población de Estados Unidos pero sólo 5% de la fuerza laboral en la mayoría de los grupos de tecnología, y además son casos muy raros cuando ocupan un puesto orientado a la tecnologìa en estas empresas. Las mujeres sólo forman 30% de la fuerza de trabajo global.

Facebook presentó cifras en las que su fuerza de trabajo de EU cuenta con tan sólo 2% de personas de raza negra y un 4% de hispanos.

Sin embargo, se han dado muestras de cambio. Muchos están financiando programas para enseñar a las minorías étnicas y a las mujeres a codificar, por ejemplo Hack the Hood y Girls Who Code, y prometen buscar en universidades que no sean Stanford y considerar a los egresados de ciencias computacionales provenientes de escuelas  tradicionalmente afroamericanas.

Maxine Williams se unió a Facebook el año pasado como jefa de diversidad. Explica que llega el momento en cualquier compañía de tecnología en la que tiene que concentrarse en crear una fuerza laboral que refleje a sus usuarios. Twitter,  que cuenta con una cantidad desproporcionada de usuarios de color, como se observó en las recientes manifestaciones sobre Ferguson, Misuri, ha señalado que tomará menos en cuenta las recomendaciones de su equipo de trabajo actual para diversificar sus puestos de trabajo y sus puestos de liderazgo. 

Esta oleada de reportes sobre diversidad en las compañías de tecnología  están tomando en cuenta etnias y género, pero dejan de lado otro reto para el Valle del Silicio, la edad.

Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook y quien tal vez es la persona más representativa de esta tendencia alguna vez declaró que la gente joven es “más lista”. En 2013, la edad promedio de un empleado en Facebook era de 28 años, y 29 en Google.