¿Los precios bajos del petróleo aplazarán las inversiones?

Las petroleras extranjeras quieren un pedazo del pastel, pero el precio del petróleo limitará sus opciones.
A pesar de que Halliburton reportó menores utilidades en México, la empresa está dispuesta a realizar mayores inversiones en nuevos proyectos de aguas profundas y gas shale.
A pesar de que Halliburton reportó menores utilidades en México, la empresa está dispuesta a realizar mayores inversiones en nuevos proyectos de aguas profundas y gas shale. (Shutterstock)

Londres

Halliburton, el grupo estadounidense de servicios petroleros, reportó un año difícil en América Latina en su última conferencia de ganancias trimestrales. Los márgenes de utilidad y los niveles de actividad fueron más débiles de lo que se esperaba, principalmente como resultado de problemas operativos en México. Pero no todo se ve tan pesimista.

“Estamos … emocionados con el ritmo de la reforma energética de México y esperamos ver grandes oportunidades en el shale, los campos maduros y los mercados de aguas profundas en los próximos años”, dice Dave Lesar, director ejecutivo.

Las reformas transformarán el sector energético de México, para permitir que las empresas privadas extranjeras y nacionales puedan participar en los sectores de petróleo, gas y electricidad del país, no sólo beneficia a los operadores más grandes del mundo como Royal Dutch Shell o Chevron.

Para las empresas de servicios petroleros que han estado presentes en México durante años, como Halliburton y Schlumberger, las reformas están dispuestas para impulsar la actividad, cuando se lleven a cabo niveles más grandes de exploración y producción (E&P) en zonas sin explorar de aguas profundas y en el sector petrolero no convencional.

Halliburton tiene experiencia en la extracción de gas shale norteamericano y tecnologías de bombeo de presión, al mismo tiempo en que hay un mayor enfoque en proyectos no convencionales en México.

Baker-Hughes y Weatherford International también podrían llevar la tecnología necesaria para la fracturación hidráulica y la perforación horizontal.

Las tecnologías de Schlumberger para aguas profundas y submarinas podrían dejarlo en una buena posición ya que se requieren más capacidades de servicios en la porción mexicana del Golfo de México.

Los servicios en aguas profundas son los más lucrativos, ya que son muy intensivos, por lo general tienen contratos con una duración mayor de ocho años y les permiten a las compañías ofrecer servicios integrados. Como es el sector de servicio más costoso, los márgenes suelen ser saludables y solamente hay un puñado de compañías con la experiencia técnica para hacer bien el trabajo.

A pesar de que los observadores de la industria han dicho que algunos proveedores de servicios petroleros al parecer podrían entrar a la esfera de exploración y producción -dadas sus relaciones existentes con Pemex y el conocimiento de la región- otros han dicho que es improbable, ya que quizás no quieran competir con su creciente base de clientes.

A pesar de la oportunidad, un cambio de estrategia para estas compañías que operan en México significaría un cambio en su modelo de negocios que implicaría más riesgos y mayores costos iniciales.

Esteban Levin, director general de banca global de HSBC México y ex director financiero de Pemex, dice: “Estos proveedores de servicios petroleros probablemente se mantengan haciendo lo que saben hacer mejor, como por ejemplo, la perforación o las pruebas de pozos. Ellos solamente podrían beneficiarse con la apertura del sector energético de México”.

“Hay suficientes cosas pasando. Podrían solamente ampliar su base de actividades a través de las aguas profundas, el shale, las aguas someras al aprovechar las relaciones que tienen con las empresas de exploración y producción”, dice. “En todo caso, probablemente enfrenten una mayor competencia por parte de empresas de servicios más pequeñas que buscan entrar en el espacio”.

Esas compañías podrían desalentarse por los contratos de servicios ligados a Pemex, o por las empresas de exploración y producción más grandes que ya están trabajando en México, tal vez ahora entren a la pelea en medio de un mayor número de empresas de tamaño medio de exploración y producción que están llegando a la región.

Analistas de energía como Chad Mabry, de MLV & Co, han dicho que las empresas ya están creando relaciones y aprendiendo sobre el mercado del país como una manera de preparación para cuando se abra el sector.

“Hasta el momento, Estados Unidos ha sido el cliente más grande de México. pero debido a la revolución del shale, esos barriles ya no se están enviando a Estados Unidos”, dijo Mabry.

“Pemex está protegiendo sus intereses de largo plazo al atraer inversión extranjera. Espera ver el mismo tipo de renacimiento en su industria nacional que el que se ha visto en EU. Las empresas de servicios, al igual que las empresas de exploración y producción de petróleo tanto grandes como pequeñas quieren un pedazo de eso”.

Pero todavía hay un riesgo. Si los precios del petróleo siguen débiles, esto podría reducir la actividad de exploración y producción, ya que los operadores se resisten a realizar gastos de capital en proyectos de exploración y producción de petróleo, según los analistas.

La industria de servicios petroleros está sintiendo el efecto de las presiones de control de costos de los operadores que se han retirado de algunos grandes proyectos en todo el mundo.

La situación de desarrollo es intensamente observada por los analistas, pero algunos se preguntan sobre cuáles podrían ser las repercusiones que afecten las perspectivas de ganancias de las empresas.