Brasil innova en tecnología petrolera

Petrobras creó un centro de investigación para desarrollar tecnología para explorar pozos súper profundos pre-sal junto con sus principales contratistas y proveedores.
ghghghg
BG Group es un inversionista en Brasil (Cortesía Shutterstock)

Londres

Es fácil ver la razón por la que BG Group del Reino Unido es un inversionista entusiasta en Brasil. La compañía llegó al hito de la marca de 100 mil barriles al día en octubre en sus proyectos en Brasil y logró un promedio 81 mil barriles de petróleo diarios durante el tercer trimestre, convirtiendo a Brasil en el segundo país que más contribuye después del Reino Unido.

La fuerte promesa de Brasil, en donde la compañía ha invertido 8 mil millones de dólares (mdd) a lo largo de dos décadas y planea invertir otros 3 mil mdd anualmente en los próximos años, ha llevado a que su director de tecnología, Richard Moore, establezca su base en Río de Janeiro.

“Estábamos motivados a venir a Brasil debido al éxito de nuestras actividades de exploración aquí”, dice Moore, quien tiene un doctorado en sedimentología de la Universidad de Leeds.

BG Group y otras petroleras internacionales han sido atraídos a Brasil por el descubrimiento de unos de los campos petroleros en mar adentro más grandes en la historia reciente frente a la costa del sureste.

Conocido como los pre-sal, estos yacimientos se encuentran a cinco kilómetros o más por debajo de la superficie del océano, enterrados bajo una capa de sal de dos kilómetros. Petrobras, el operador de los campos pre-sal y socio de PG Group, dice que el promedio diario de producción de los campos pre-sal ha crecido 10 veces desde 2010 hasta mayo de este año, alcanzando los 411 mil barriles de petróleo diarios.

“Esto representa actualmente cerca del 20% de nuestra producción total, y para 2018 se espera que alcance el 52% de la producción de petróleo de la compañía”, dice Petrobras.

Al igual que en los descubrimientos originales que fueron posibles solamente por la tecnología sofisticada, la explotación de los pre-sal requiere de investigación sobre la manera de operar a profundidades que son el equivalente de la altura de una montaña en el Himalaya. La naturaleza súper profunda de los pozos pre-sal significa que enfrentan mayor presión y calor, mientras que la sal provoca una mayor corrosión.

Para manejar las necesidades de investigación de los descubrimientos, Petrobras estableció un centro de investigación cerca de un parque de tecnología que alberga a la mayoría de sus principales socios y contratistas.

El parque incluye al proveedor de servicios petroleros, Schlumberger; al proveedor de equipo, software y servicios petroleros, Baker Hughes; a su rival, Halliburton; al grupo de tecnología submarina, FMC; al especialista en ductos Tenaris Confab; a BG Group, así como Siemens, General Electric y EMC.

La presencia de los centros de investigación y desarrollo de estas multinacionales está atrayendo a otros socios, como la firma de consultoría y servicios de software, Capgemini, que está desarrollando enormes datos con EMC en el parque.

“Trabajamos juntos en el sector de gas y petróleo”, dice Walter Cappilati, director de Capgemini para la región de América Latina.

BG Group planea abrir su centro global de tecnología en el parque el próximo año, lo que reforzará su base de investigación en Brasil.

Como socio de Petrobras, con participaciones en cinco grandes descubrimientos y con cinco unidades flotantes de producción, almacén y plataformas de descarga operando en Brasil, BG Group está comprometido a invertir el 1% de sus ingresos anuales en investigación y desarrollo bajo las regulaciones locales.

Moore maneja un equipo global de 40 personas en cuatro países desde su base en Brasil. Ellos están investigando cuestiones como el comportamiento de las reservas de rocas carbonatada. Estas son unas formaciones de roca sedimentaria notoriamente difíciles que representan gran parte de los campos petroleros pre-sal y de hecho a nivel mundial.

“Hay algunos excelentes afloramientos de rocas carbonatadas que son análogos a la pre-sal”, dice.

El equipo también se coordina con universidades en Brasil para aprovechar su capacidad intelectual. Por ejemplo, la compañía está estableciendo un centro nacional para el estudio de rocas carbonatadas en la Universidad Federal de Río de Janeiro.

“Estamos tratando de crear una instalación de clase mundial para entender las reservas carbonatadas”, dice Moore.

BP Group también trabaja con un instituto técnico en Bahía, el estado del noreste de Brasil, Senai Cimatec-BA, y otra institución educativa, la Universidad Federal de Río Grande do Norte, en cooperación con el Imperial College, London, y la University of British Columbia de Canadá en un “proyecto de inversión de forma de onda completa”. La tecnología le permitirá a los científicos construir imágenes detalladas de datos sísmicos en 3D de las formaciones geológicas bajo Tierra, incluyendo las reservas de petróleo pre-sal de la cuenca de Santos.

El proyecto también es accionado por una de las supercomputadoras más rápidas de la región.

Otro proyecto es una asociación entre el Imperial College y las universidades de Sao Paulo y Campinas para estudiar los gases.

En particular, el proyecto busca la captura y la reinyección del dióxido de carbono en las reservas para ayudar a la producción, junto con otras medidas para mitigar los gases de efecto invernadero y aprovecharlos con fines productivos.

“Lo que estamos haciendo es nuevamente aprovechar la oportunidad de hacer frente de una manera significativa un problema al que enfrenta toda la industria”, dice Moore.