Nestlé busca alimentos saludables

La empresa suiza es una de las compañías de alimentos que se encuentra bajo gran presión internacional para vender productos más saludables
Nestlé se comprometió a reducir la cantidad de azúcar, sal y grasa dañina que utiliza en sus alimentos
Nestlé se comprometió a reducir la cantidad de azúcar, sal y grasa dañina que utiliza en sus alimentos (Shutterstock)

Estados Unidos

Ahora que los niveles de obesidad aumentan en todo el mundo, y la carga asociada con el crecimiento de los presupuestos de salud pública, la presión para las empresas de alimentos para hacer que sus productos sean más saludables nunca fue mayor.

A principios de 2014, EU revisó sus normas para las etiquetas de los alimentos con el fin de obligar a las empresas a proporcionar más información sobre el azúcar que añade a sus productos, mientras que el año anterior, en México se aprobó un impuesto para las bebidas azucaradas.

Junto con mucho de sus rivales, Nestlé se comprometió a reducir la cantidad de azúcar, sal y grasa dañina que utiliza en sus alimentos. Sin embargo, muchos defensores de la salud afirman que las empresas de bebidas y alimentos necesitan ir mucho más lejos.

Una de las personas con la tarea de mejorar esa situación es Stefan Catsicas, quien asumió el cargo de jefe de tecnología en Nestlé hace poco más de un año y desde entonces busca la manera en la que el grupo suizo de alimentos y bebidas produzca alimentos más saludables.

Por lo general, dice, la industria de alimentos intenta reducir la cantidad de sal o azúcar mediante el cambio de ingredientes en sus productos: elimina un grano de azucar o sal aquí y otro allá, y lo reemplaza con otra cosa.

Catsicas dice que una mejor comprensión de ciencia de los materiales puede permitir que Nestlé altere la estructura de sus productos para que, por ejemplo, tengan sal en la parte exterior, pero no la contenga en el interior, lo que potencialmente podría reducir drásticamente el contenido de sal sin alterar el sabor. “Podría llegar a ser más de 50% menos. Pero cuando lo pongas en tu lengua, el sabor será el mismo”, dice.

Para fortalecer su capacidad de lograr esos avances, Catsicas explica que Nestlé necesita impulsar los recursos científicos.

En 2013, el grupo gastó en investigación y desarrollo mil 500 millones de francos suizos (mil 500 millones de dólares) de sus ingresos de 92 mil 200 millones de francos suizos, con lo que le dió lo que llaman intensidad de investigación de 1.6%.

 Esta va acorde con el típico gasto de entre 1 y 2% de la industria de alimentos, dice David Hayes, analista de Nomura, aunque dado el tamaño de Nestlé, el gasto es mayor en términos absolutos. Pero todavía es más bajo que en otras industrias como la farmacéutica en donde las empresas pueden gastar hasta 20% de sus ingresos en investigación y desarrollo.

Parte del gasto adicional será para atraer a científicos. Uno de los principales objetivos de Catsicas es asegurar que los jóvenes graduados, que, por ejemplo, normalmente llegan a los grupos farmacéuticos, también consideren trabajar para Nestlé.

Sin embargo, mientras la compañía desarrolla cada vez más Nestlé Health Science, la división del negocio que trabaja en el desarrollo de alimentos médicos, Catsicas dice que también necesita invertir más recursos para la construcción de la evidencia clínica que soporta ese tipo de alimentos.

Por el momento el negocio de ciencia de la salud es pequeño, los analistas de Citi creen que representa únicamente 2% de los ingresos de Nestlé, pero es un área que la compañía está dispuesta a desarrollar. Paul Bulcke, presidente ejecutivo de Nestlé, dijo el año pasado a Financial Times que esperaba que algún día pudiera convertirse en una “segunda división” de Nestlé junto con las operaciones más tradicionales de alimentos y bebidas.

En general los analistas aprueban el creciente énfasis de Nestlé en la ciencia nutricional, a la que ven como una oportunidad para que la compañía se posicione como un vendedor de productos premium, que debe ayudarle a impulsar sus márgenes.

Sin embargo, también añaden que la creciente presencia en el campo de producto de salud que cada vez está más regulado y requiere de intensiva investigación y desarrollo plantea nuevos retos.

“Ahora que Nestlé empieza a invertir realmente dinero en investigación y desarrollo y en la comercialización de ideas embrionarias, es probable que haya un cambio en el perfil de riesgo”, dice Hayes de Nomura.

Catsicas reconoce que hay riesgos, particularmente para los productos que afirman tener relevancia médica, pero cree que Nestlé puede compensarlos.

En el largo plazo, agrega, cuando los consumidores se vuelvan más conscientes de la salud, incluso las empresas que se enfocan exclusivamente en los tipos más tradicionales de alimentos y bebidas necesitarán aprovechar mejor los avances en la ciencia nutricional.