Silicon Valley exige más visas de trabajo

La acción ejecutiva del presidente Barack Obama contempla permisos de trabajo para los cónyuges de trabajadores altamente calificados pero no amplía el número de visas disponibles.
La Casa Blanca espera un gran impulso para la productividad de todos los trabajadores estadounidenses al incorporar más empresarios y técnicos extranjeros
La Casa Blanca espera un gran impulso para la productividad de todos los trabajadores estadounidenses al incorporar más empresarios y técnicos extranjeros (Shutterstock)

Washington

La Casa Blanca tiene proyectado que la mayor parte de los beneficios económicos de su reforma migratoria venga de los trabajadores altamente calificados, pero los insatisfechos grupos de tecnología dicen que la iniciativa no hace lo suficiente para ayudarlos a reclutar programadores e ingenieros extranjeros.

El presidente Barack Obama utilizó sus poderes ejecutivos el 20 de noviembre para eliminar la amenaza de deportación que pende sobre casi cinco millones de inmigrantes no autorizados, y tomó medidas más pequeñas para hacer frente a las quejas de largo tiempo de Silicon Valley sobre los retrasos de visas estadounidenses.

Las medidas para el sector de tecnología están en el centro de lo que afirma la Casa Blanca sobre será el impacto económico de esta acción, pero los cabilderos de la industria de tecnología dijeron que a los planes del gobierno de Obama les hacen falta detalles críticos y han sido exagerados.

“Lo que el presidente tiene planeado hacer nos dará más tiempo y nos permitirá seguir a flote un poco más de tiempo, pero no cambia de manera fundamental el hecho de que el barco se está hundiendo”, dijo Scott Corley, director ejecutivo de Compete America, una coalición que incluye a Microsoft, Google y Amazon.

Las preocupaciones de los grupos de tecnología son importantes porque, mientras la administración afirma que su acción impulsará la producción de Estados Unidos entre 0.4% a 0.9% después de 10 años, supuestamente el 0.3% a 0.7% vendrá de la migración altamente calificada.

En particular, la Casa Blanca espera un gran impulso para la productividad de todos los trabajadores estadounidenses al incorporar más empresarios y técnicos extranjeros. Sin embargo, sus propias cifras, muestran que la mayoría de los trabajadores adicionales no serán por nuevos inmigrantes, sino por los cónyuges de los actuales titulares de visas H-1B para trabajadores altamente capacitados, quienes no necesariamente tienen una alta capacitación.

Esas medidas no satisfacen a los grupos de tecnología, que se han quejado durante mucho tiempo de que el rígido sistema de migración legal estadounidense está sofocando su crecimiento al no permitirles la contratación de los programadores que necesitan.

Intel dice que en las universidades estadounidenses, en donde se hace reclutamiento, más de las mitad de los graduados con grados avanzados como ingeniería, ciencias y matemáticas son personas nacidas en el extranjero pero que batallan por obtener visas de trabajo o permisos de residencia. Los sindicatos laborales de EU cuestionan las afirmaciones de la escasez de mano de obra.

Corley dijo: “Creemos en el compromiso del presidente, confiamos en su sinceridad, pero no estamos viendo el tipo de detalles que queremos ver en esta etapa para poder evaluar cabalmente lo que significa para nosotros”.

“Por años los republicanos y los demócratas han mostrado la misma cantidad de sinceridad, y dijeron que querían arreglar el sistema de visas para personas altamente calificadas, y una década después, no se ha hecho”.

Otro cabildero de tecnología dijo que las necesidades de la industria han sido eclipsadas por el peso de las demandas sobre inmigrantes no autorizados, un grupo que despierta gran compasión en la base demócrata y divide a los republicanos.

“Solamente hay una cierta cantidad de gente y una determinada cantidad de tiempo. Esta no era su prioridad”, dijo.

Los grupos de tecnología habían instado a la Casa Blanca a liberar más permisos de residencia permanente, o green cards, al “recuperar” alrededor de 200 mil permisos que no fueron utilizados en los últimos años, y al no contar a los miembros de la familia para la asignación anual de 140 mil permisos de residencia basados en el trabajo. Pero la Casa Blanca no cedió.

Las medidas anunciadas para los trabajadores altamente capacitados incluyen planes para permitir que la gente que ya se encuentra en EU con visas de trabajo puedan cambiar de empleo si tienen los permisos de residencia aprobados pero están en espera -a menudo por años- para que estén disponibles. Se dijo que le daría el derecho a algunos cónyuges de poder trabajar también.

La administración Obama también propuso ampliar un programa de capacitación en el puesto de trabajo para los estudiantes extranjeros de ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas (STEM) que egresen de universidades estadounidenses, con lo que ayudaría a las empresas a reclutar graduados. Pero Corley dijo que el impacto dependerá de los detalles de las reglas que todavía no se han escrito.

Dean Garfield, presidente del Consejo de la Industria de Tecnología de la Información, otro grupo de cabildeo, dijo: “Si bien apreciamos los esfuerzos del presidente para hacer frente a los problemas en nuestro sistema basado en empleo, y estamos esperando más detalles, es decepcionante que ni él ni el Congreso hayan podido aprovechar la oportunidad de acelerar el crecimiento económico al arreglar nuestro defectuoso sistema de inmigración”.