Internet abierto amenaza a Google

Las negociaciones para regular el internet abierto en EU podrían poner bajo escrutinio las operaciones de los gigantes de la red.
La FCC dice que evitará la regulación de precios o cualquier requisito que obligue a los operadores a desagregar sus redes.
La FCC dice que evitará la regulación de precios o cualquier requisito que obligue a los operadores a desagregar sus redes. (Shutterstock)

Estados Unidos

Ten cuidado con lo que deseas. Es el mensaje para las compañías como Google y Facebook ahora que los reguladores avanzan con el plan para consagrar la idea de una regulación para el internet abierto.

En vista de ello, las grandes empresas de internet obtendrán una importante victoria si la Comisión Federal de Comunicaciones de EU (FCC, por sus siglas en inglés) vota este mes por estas nuevas reglas de “neutralidad de la red”. El régimen tiene la intención de garantizar que los proveedores de banda ancha y otros proveedores de red no pueden bloquear o, de otra manera, tener como rehenes los servicios de internet.

El problema viene en la forma que tomarán las reglas. Con el fuerte empuje de la Casa Blanca, la FCC opta por darle otro propósito a la autoridad que se le dio bajo la antigua ley de telecomunicacione, conocida como Title II, para aplicarla en la era de internet.

La legislación por la que la FCC apuesta se diseñó para una red telefónica de conmutación de circuitos convencional en una época diferente. La FCC promete un toque ligero: en particular, dice que evitará la regulación de precios o cualquier requisito que obligue a los operadores a desagregar sus redes.

Si la historia sirve de guía, a continuación vendrá un recurso en los tribunales. Simplemente hay demasiado en juego para que las regulaciones no se pongan a prueba.

Aquí es cuando las cosas pueden ponerse peligrosas para las empresas como Google y Facebook. Quién sabe cómo pueda interpretar en el futuro la FCC estos nuevos poderes del Título II, o si algún tribunal puede ordenar que la ley se implemente de forma diferente. La regulación de los precios de los acuerdos de interconexión de internet siempre serán una amenaza permanente.

No sólo está en juego el impacto en EU. También está la cuestión del mensaje que los reguladores estadounidenses enviarán al resto del mundo. El riesgo es que vean que Washington aprobó la idea de ampliar las regulaciones de tarifas de las telecomunicaciones tradicionales a internet.

En el pasado, los operadores de telecomunicaciones en Europa argumentaron enérgicamente por esto. A ellos les gustaría ver a las empresas de internet con la obligación de pagar más por el acceso a clientes en sus redes. Hasta el momento, la idea no logra salirse con la suya en los foros internacionales donde se debaten ese tipo de temas, pero puede tener una nueva oportunidad si se percibe que EU sanciona las regulaciones de telecomunicaciones en el internet.

Incluso bajo los planes actuales de la FCC, se corre el riesgo de que los acuerdos informales entre compañías de internet y proveedores de red que establecen los plazos de conexión pueden ser sujetos a un escrutinio más riguroso. Es poco probable que empresas como Google le den la bienvenida a eso, ya que opera una de las redes mundiales más grandes para llevar tráfico de internet.

Entonces, es irónico que las empresas de internet no tengan más remedio que mantener la boca cerrada y estar de acuerdo con el enfoque de la administraciónred.