EU debe disfrutar su prosperidad económica

A pesar de que su tasa de crecimiento es superior a las de Europa y Japón, EU no está ni cerca de vivir una recuperación económica como en generaciones pasadas.
La recuperación con Barack Obama ha sido dolorosamente lenta siguiendo los estándares de la posguerra, pero es más veloz que la del resto del mundo.
La recuperación con Barack Obama ha sido dolorosamente lenta siguiendo los estándares de la posguerra, pero es más veloz que la del resto del mundo. (Shutterstock)

Estados Unidos

Hace tres décadas, Ronald Reagan declaró el “amanecer de Estados Unidos” tras muchos años de inestabilidad económica. Siguieron varios años de crecimiento. Hoy en día nadie se atrevería a hablar de que EU es una “brillante ciudad en la colina”. Han habido demasiados falsos atardeceres desde 2008. Pero está surgiendo una nueva posibilidad. La recuperación con Barack Obama ha sido dolorosamente lenta siguiendo los estándares de la posguerra, pero es más veloz que la del resto del mundo. En 2015 van a pasar más cosas. EU debería disfrutar la luz de la tarde mientras dura.

La mayoría de las buenas noticias en EU son relativas. Se calcula que el año pasado EU creció apenas un 2.6%, cerca de medio punto porcentual más que los cinco años anteriores de recuperación económica. Esto es poco en comparación con las recuperaciones previas de EU durante el primer ciclo de negocios del siglo XXI. Pero en comparación con la región europea, que apenas tocó el 1%, las cifras son interestelares. Es muy probable que el próximo años sea igual. EU crecerá cerca de 3% mientras que Europa y Japón se considerarán afortunados si sobrepasan el 1%.

Es más, el desempleo en EU está cayendo más rápido de lo que lo ha hecho en años. Con la creación de 3 millones de trabajos, 2014 fue el mejor años para el mercado laboral de EU desde 1999, cuando el gobierno de BIll Clinton se encontraba en la cima de su boom económico. Con 5.8%, el ìndice de desempleo de EU es casi la mitad del de Europa. La mayoría de los empleos de EU podrán ser ocasionales y mal pagados, pero son trabajos. En contraste, países como Italia, Francia y España son incapaces de crear cualquier tipo de empleo. Una generación completa de europeos se está marchitando en la viña.

En los próximos meses se cristalizarán las diferencias entre EU y Europa. Probablemente en junio, la reserva federal de Janet Yellen empezará la esperada vuelta en el ciclo de las tasas de interés de EU. Si EU logra crear más de 250 mil empleos al mes, esto podría suceder antes.  La era del dinero excepcionalmente fácil de EU está llegando a su fin. Con suerte, el Banco Central Europeo se moverá en dirección opuesta. Por desgracia, el BCE todavía está discutiendo cómo y en qué escala utilizará las mismas herramientas que sacaron a EU del bache post 2008. En 2015 Europa seguirá esperando a Godot y EU estará viviendo un regreso a la normalidad.

Esas son las buenas noticias de EU. Pero son del tipo de las que solían ser malas. Tampoco durarán mucho tiempo. La recuperación de EU ya está madura, no hay un boom de la clase media a la vuelta de la esquina al estilo Clinton. A pesar de siete años de tasas con interés cero, EU todavía tiene que superar la barrera del crecimiento del 3%. El dinero gratis no deja mucho hoy en día. La carrera sostenida del crecimiento cayó del 3% al 2%. La clase media de EU todavía tiene que recuperar sus niveles de ingreso medio anteriores al 2008. Se necesitan varios años de crecimiento al 3% para lograr esto. Lo más probable es que este ciclo de negocios llegue a su fin en 2016 ó 2017 sin que eso suceda.

El contraste con los años Reagan es revelador.  En aquellos días, EU era el doble motor de la economía global. Hoy en día EU no es lo suficientemente fuerte como para jalar al resto del mundo.  Pero sí tiene la energía para avanzar incluso si Europa y Japón se atascan. El ingrediente más importante en el reciente crecimiento de EU es la caída a casi la mitad del precio del petróleo durante los últimos seis meses. Esto ha aumentado la cantidad de dólares en los bolsillos de los estadounidenses cada mes, lo que fomenta el gasto del consumidor. Si el precio del petróleo permanece abajo de los 60 dólares por barril en 2015, el impulso será de casi medio punto porcentual en el crecimiento de EU, lo cual bastaría para compensar la ausencia de un aumento real en el salario.

El mayor impulso proviene del aumento de los precios de los activos de EU. El crecimiento del mercado financiero ha ayudado a revivir el mercado de bienes raíces y el valor de las pensiones. Algunas de las ganancias son vulnerables al cambio en las tasas de interés de EU. Algunas se exponen al tipo de crisis que con frecuencia resulta de una vuelta en el ciclo monetario de EU. Los especialistas en pronósticos de riesgo pasan ahora la mitad de su tiempo buscando bombas que todavía no hayan explotado en el balance general de los mercados emergentes. Sin embargo, los mercados de valores de EU todavía no se encuentran en terreno frágil. El balance general corporativo de EU también es fuerte. A menos de que se diera una crisis mundial, el aumento en el precio de los activos de EU tendría que mantenerse a pesar de la aplicación gradual de políticas monetarias restrictivas.

¿Entonces por qué son tan pocos los que están destapando el champán? La respuesta es simple: la mayoría de los estadounidenses están peor ahora que al principio del siglo XXI y sólo una pequeña parte son impresionantemente más ricos. No se podría pensar que EU haya encontrado una respuesta para esto. En comparación con el resto de Europa, la clase media de EU tiene mejores prospectos, especialmente a corto plazo. Pero a la larga, todos estamos expuestos al mismo enorme apretujón.

El sistema de EU todavía cuenta con los medios para generar crecimiento, aunque las ganancias se van casi en su totalidad a los niveles superiores. Pero no es una recuperación como la de sus padres, ni siquiera como la de sus abuelos. El próximo año será el mejor de la última década para EU. Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses ni siquiera se darán cuenta.