Estados Unidos se prepara para invertir en Cuba

El turismo, las aerolíneas y las empresas de materias primas serán las más beneficiadas tras la reanudación de relaciones diplomáticas entre EU y Cuba.
 Empresas como la de materias primas Cargill y los cruceros de Royal Caribbean aumentaron su valor con la noticia del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.
Empresas como la de materias primas Cargill y los cruceros de Royal Caribbean aumentaron su valor con la noticia del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. (Shutterstock)

Estados Unidos

Cargill, el operador privado estadounidense de materias primas, fue de los primeros que dieron la bienvenida al anuncio de la distensión de las restricciones comerciales estadounidenses a Cuba que también puede ser una valiosa oportunidad para las empresas aeroespaciales, de cruceros y construcción.

A pesar de que Cargill es un partidario de mucho tiempo del partido republicano, que criticó la decisión del presidente estadounidense Barack Obama, para restablecer las relaciones diplomáticas con la Habana, insta desde hace mucho tiempo a terminar con el embargo comercial de más de 50 años.

“Nuestros dos países y pueblos merecen la oportunidad de negociar y relacionarse entre sí”, dijo David MacLennan, presidente ejecutivo  ejecutivo de Cargill. “Este es un momento importante.

La historia de la liberalización del comercio sin duda ha llevado a beneficios económicos y sociales para los demás”.

Estados Unidos actualmente exporta anualmente 500 millones de dólares (mdd) en bienes a Cuba, en su mayoría alimentos que están exentos de las restricciones comerciales actuales, aunque los bienes tienen que pagarse en efectivo. La provisión de financiamiento comercial más normal puede aumentar esa cifra.

Cuba, que tiene una economía de 70 mil mdd, también puede ofrecer oportunidades para los operadores de cruceros, como Royal Caribbean y Carnival Corporation, cuyas acciones también aumentaron de valor después del anuncio del miércoles.

“Una cosa lleva a la otra. En primer lugar habrá una relajación en las restricciones de viaje para visitantes estadounidenses, y una mayor participación de los cubanoamericanos en los negocios de sus familiares”, dijo Sebastiaan Berger, de Ceiba Investments, una compañía registrada en Guernsey que es el mayortenedor extranjero de turismo cubano y bienes raíces comerciales. “Luego, con el tiempo, vendrá una distensión en la ira de los opositores de EU a la acción y más cambios, incluso si el mercado lo está anticipando, ahora sucederán de inmediato”.

Las aerolíneas estadounidenses potencialmente ganarán al tener más viajes entre los dos países. Esto llevará a “una gran cantidad de nuevos comercios”, dijo Marion Blakey, presidenta de la Asociación de Industrias Aeroespaciales de EU. American Airlines y Delta ya realizan vuelos charter a Cuba que parten de EU, con los que transportan, en su mayoría, a 300 mil cubanoamericanos que viajan cada año, así como a 98 mil ciudadanos estadounidenses que visitaron la isla en 2012 bajo reglas especiales que ahora se relajaron.

Pero hasta el momento, dos de las empresas con más ganancias en sus acciones gracias a la acción son la aerolínea Copa de Panamá y la canadiense Sherritt International, una compañía minera que obtiene tres cuartas partes de sus ingresos de Cuba, principalmente en Moa, la mina de niquel. El miércoles de la semana pasada, las acciones de Sherritt aumentaron 26% en la bolsa de Canadá, y el jueves otro 7%.

Inversionistas extranjeros a menudo se preguntaban si con la finalización total de las sanciones de EU a la isla -que todavía necesita una ley del Congreso- se verá a las compañías estadounidenses desplazar a las europeas, canadienses y latinoamericanas, que ya operan en Cuba.