Son tiempos difíciles para el comercio internacional

A nivel global, el pronóstico para el intercambio comercial luce negativo por estas cinco razones.
Rusia, el segundo importador de alimentos de Estados Unidos, sancionó productos agrícolas de este país.
Rusia, el segundo importador de alimentos de Estados Unidos, sancionó productos agrícolas de este país. (Reuters)

Lóndres

La Organización Mundial de Comercio dio a conocer sus últimos pronósticos del comercio global y no es una imagen bonita. Los economistas de la OMC redujeron fuertemente sus pronósticos el martes 23 de septiembre. Ahora esperan que los volúmenes de comercio mundial crezcan solamente 3.1% este año, por debajo del 4.7% que pronosticaron en primavera. Las principales razones para un escenario tan pesimista es algo con lo que estamos muy familiarizados ahora: la lenta recuperación en todas las economías desarrolladas importantes y el retorno de amenazas geopolíticas como la crisis en Ucrania.

Esta reducción de la OMC fue muy fuerte, pero no me sorprendería si en los próximos meses vienen más.

A continuación cinco razones para sentirse pesimistas:

1.  A paso tortuga. El comercio mundial en los primeros meses del año de hecho creció a un nivel increíblemente lento del 1.8%. Esto significa que para llegar al 3.1% que pronostica para 2014, la OMC está contando con una importante recuperación en el segundo semestre del año. Algunos países como EU y China dieron a conocer algunas cifras de comercio mensual razonablemente buenas durante el verano. ¿Pero durará?

2.  Los europeos no están gastando. La demanda europea no solamente no parece recuperarse. Eso importa porque las importaciones europeas representan casi la tercera parte de las importaciones de mercancías en el mundo. Por lo tanto, si las empresas y los consumidores europeos no están comprando, afecta al comercio mundial.

Los miembros de la Unión Europea no han estado negociando mucho entre ellos.

3.  Desaceleración emergente. Las economías emergentes se ven como una mezcla muy variada.Están algunos como China en donde el comercio se mantiene. Están las que como Rusia y Tailandia en donde, gracias la agitación política y geopolítica, como es predecible, las cosas no se ven bien.Y algunos pesos pesados como India e Indonesia en donde las cifras de comercio no se han visto nada bien en todo el año.

4. América Latina va en picada. De hecho, en América Latina el comercio se contrajo 0.8% en el primer semestre de 2014, gracias en su mayoría al colapso de las materias primas no petroleras y a la reducción de la demanda de sus grandes socios comerciales asiáticos. Para este año, la OMC pronostica que las exportaciones de Centro y Sudamérica crezcan tan sólo 0.4% y que de hecho las importaciones se contraiganl 0.7%, un reflejo de la desaceleración económica de Brasil. Las cosas se ven bastante bien en México pero no se ven tan bien en Argentina y Brasil.

5. Epidemias, guerras y cosas peores. Resulta evidente que las crisis geopolíticas y los brotes de ébola no son propicios para el comercio. O para pronósticos confiables. O como los economistas de la OMC dicen:

“Las tensiones por Ucrania entre la Unión Europea y Estados Unidos por un lado y la Federación Rusa por el otro ya tuvieron como resultado sanciones comerciales en determinados productos agrícolas y la cantidad de productos que resultaron afectados podría aumentar si continúa la crisis. El conflicto en Medio Oriente también alimenta la incertidumbre, y podría llevar a un incremento en los precios del petróleo si la seguridad de los suministros petroleros se ve amenazada. Finalmente, un brote de Ébola en África occidental ha demostrado ser difícil de contener, y cualquier propagación de la enfermedad podría provocar un pánico generalizado con importantes implicaciones económicas para el oeste de África, y quizá incluso más allá de la región. La presencia de varios factores de riesgo de baja probabilidad y alto costo ha hecho que sea particularmente difícil medir las proyecciones de comercio este año”.