¿Llegó el fin del idilio China - América Latina?

La desaceleración de la economía china ponen a prueba la confianza del dragón rojo de comprometer dinero a ciegas de algunos países.
Con el precio del petróleo a 50 dólares por barril, se estima que las necesidades de financiamiento de Venezuela son de 20 mil mdd.
Con el precio del petróleo a 50 dólares por barril, se estima que las necesidades de financiamiento de Venezuela son de 20 mil mdd. (Reuters)

China

Nicolás Maduro, el presidente venezolano, anunció una inversión de 20 mil millones de dólares (mdd) procedente de China. Pero no dijo si era lo que buscaba: un rescate financiero de su más grande acreedor.

La confusión habla mucho sobre cómo la desaceleración de la economía china y el desplome de los precios de las materias primas ponen a prueba el cortejo del país asiático a América Latina y subraya la renuencia de Beijing -ya señalada en Zimbabwe- para comprometer dinero a ciegas incluso para sus amigos más cercanos en países ricos en recursos.

Estas son malas noticias para Latinoamérica. Durante la última década, Beijing desembolsó más de 100 mil mdd en créditos comerciales y de inversión en la región, y esta semana algunos de su clientes más grandes se acercan con la mano extendida, buscan nuevos fondos para sortear los tiempos difíciles.

Aunque Chile, Brasil y Perú son importantes socios comerciales y de inversión, son sus acuerdos de estado a estado con los gobiernos de izquierda en Venezuela, Ecuador y Argentina en donde China se encuentra más expuesto.

A menudo excluidos de los mercados de capital occidentales, estos países describieron los fondos chinos como una “alternativa sur a sur” para el financiamiento del sector privado o los préstamos multilaterales de las instituciones de crédito dominadas por Washington, como el Fondo Monetario Internacional.

La estrategia amarra a Beijing con algunas de las economías más inestables de la región, y con el final del auge de las materia primas debe decidir cuánto apoyo nuevo va a ofrecer.

Los bancos y empresas estatales chinas son relativamente nuevos en las finanzas y las inversiones internacionales, y nunca experimentaron los ciclos de auge y caída muy conocidos por los inversionistas de largo plazo en Latinoamérica.

“Todo mundo observa cómo hacen frente a los incumplimientos de pago”, dice Kevin Gallagher de la Universidad de Boston, autor de The Dragon in the Room: China and the Future of Latin American Industrialisation (El dragón en la habitación: China y el futuro de la industrialización de América Latina).

En África los reprenden por su diplomacia de “cheque en blanco”, las políticas de los bancos chinos tienen que ser cuidadosos para asegurar los préstamos latinoamericanos, especialmente para Venezuela y Ecuador, donde una buena parte se respalda por las exportaciones de petróleo. Los créditos con respaldo petrolero representan cerca de la mitad de la exposición de China de 100 mil mdd a América Latina, estima Gallagher.

La reducción a la mitad de los precios del petróleo y la caótica formulación de políticas obligaron a Venezuela a luchar por nuevo financiamiento para cubrir sus necesidades de importación, a pesar de que cuenta con las reservas petroleras más grandes del mundo. Sus bonos internacionales ahora tienen un rendimiento prohibitivo de 24%. Con el precio del petróleo a 50 dólares por barril, Asdrúbal Oliveros, jefe economista de Ecoanalítica, estima que las necesidades de financiamiento de Venezuela son de 20 mil mdd.

China fue renuente a aumentar su exposición a Venezuela, señala Alejandro Grisanti, analista de Barclays, y probablemente exija concesiones, como reformas económicas y un mayor acceso al petróleo, a cambio de un nuevo crédito. China ya le prestó a Caracas 51 mil mdd.

“Los chinos tienen una fuerte exposición en Venezuela y probablemente estén preocupados por la posibilidad de un cambio de régimen”, escribió Risa Grais-Targow, analista de Eurasia Group, señaló que las inversiones que anunció Maduro al parecer están ligados a proyectos específicos.

“Los fondos no representan necesariamente que haya efectivo disponible libremente para que el gobierno lo utilice para las importaciones o para pagar deudas … basados en experiencias anteriores, estos acuerdos probablemente sean preliminares y puedan ser lentos para materializarse”.

Hong Lei, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, se negó a especificar si Beijing renovará una línea de crédito para Venezuela de 4 mil mdd que se vence el próximo mes.

Caracas puede encontrar consuelo en el apoyo de China a otros lugares en la región. Ecuador, miembro de la OPEP, anunció que China Ex-Im Bank ampliará una línea de crédito de 5 mil 300 mdd de 30 años con un 2% de interés para ayudar a mantener el gasto público. El presidente, Rafael Correa, aseguró otros mil 500 mdd del China Development Bank y fondos de Ex-Im Bank y Bank of China por un total de 7 mil 500 mdd.