Venezuela lucha contra empresas privadas

Críticos señalan que el gobierno venezolano pretende convertir al sector privado en chivo expiatorio, ante la crisis de materias de importación por la que atraviesa el país. 
Se presentaron cargos contra la cadena de farmacias Farmatodo por no abrir suficientes cajas.
Se presentaron cargos contra la cadena de farmacias Farmatodo por no abrir suficientes cajas. (Reuters)

Estados Unidos

El gobierno venezolano tomó el control de la cadena de supermercados Día a Día y ordenó la detención de sus dueños, mientras el presidente socialista, Nicolás Maduro, intensifica las acciones de represión contra las empresas privadas.

Es el último ataque en lo que Maduro llama una “guerra económica” en donde acusa a los grupos de intentar desestabilizar al país al crear escasez de productos básicos.

El martes la guardia nacional se ubicó en algunas tiendas de la cadena Día a Día en Caracas.

También se presentaron cargos contra la cadena de farmacias Farmatodo por no abrir suficientes cajas, en lo que el gobierno afirma es una “táctica de guerrilla” para estimular el descontento. “Aquellos que utilizan sus tiendas para lastimar a la gente pagarán con un tiempo en prisión”, dijo Maduro.

Los críticos dicen que el gobierno de Maduro intenta hacer que el sector privado sea el chivo expiatorio del deterioro económico de Venezuela. Bajo las políticas que introdujo el fallecido presidente, Hugo Chávez, gran parte de la economía se nacionalizó y la fabricación disminuyó, lo que dejó a la nación miembro de la OPEP con una fuerte dependencia a los bienes de importación.

“Es el control del Estado lo que lleva a los precarios resultados económicos”, dijo Jorge Roig, presidente de la cámara empresarial, Fedecámaras.

La falta de reformas económicas bajo el el gobierno de Maduro, el sucesor de Chávez, llevó a una inflación galopante de 64% y a que el pronóstico económico del FMI sea el de una contracción de hasta 7% este año.

Los economistas dicen que el control de precios y las estrictas restricciones para el cambio de divisas generaron una escasez de dólares en la economía. Esto a su vez provocó la escasez generalizada de productos básicos, que incluyen papel sanitario y la leche en polvo, y arrastraron el nivel de aprobación de Maduro a 22%.

En lugar de relajar los controles para impulsar el suministro, el presidente culpa de la crisis a las fuerzas de derecha respaldadas por EU. Hasta el momento Maduro se muestra renuente a implementar medidas de austeridad para ayudar a impulsar las finanzas del gobierno que tiene problemas de liquidez.

David Smilde, experto en Venezuela de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, dice que Maduro “conduce lentamente un modelo insostenible al suelo”. El colapso de los precios del petróleo en un país donde 96% de los ingresos en el extranjero provienen de las exportaciones de crudo sólo agravan la escasez.

“Los ingresos petroleros se utilizaron para suministrar alimentos a precios subsidiados, pero ahora las exportaciones petroleras valen mucho menos, lo que reduce el alcance de las importaciones de alimentos y otros bienes básicos”, escribió recientemente Diego Moya-Ocampos, analista senior de Latinoamérica en IHS, la consultora de riesgos.

“Si la economía continúa deteriorándose al intenso ritmo actual, cada vez es más probable que surja un estallido social representado por varios días de disturbios generalizados de gran escala y saqueos, que amenacen la seguridad”, agregó.

A finales de enero, crecieron las largas filas en los supermercados y otras tiendas, lo que puede provocar posibles disturbios, las autoridades venezolanas autorizaron a los militares el uso de la fuerza para mantener el orden público. El año pasado, las protestas contra el gobierno tuvieron como resultado 43 personas muertas.

Información adicional de agencias.