Google es el mayor donador en las elecciones de Estados Unidos

La empresa de tecnología superó a Goldman Sachs en sus gastos en campañas políticas este año. 
Cory Booker es el demócrata que recibe más donativos de parte del sector, con 364 mil 460 dólares hasta el momento en este ciclo de elecciones.
Cory Booker es el demócrata que recibe más donativos de parte del sector, con 364 mil 460 dólares hasta el momento en este ciclo de elecciones. (Shutterstock)

Estados Unidos

Google superó a Goldman Sachs como donador político, destacando los esfuerzos cada vez más asertivos de Silicon Valley para influir en política y contrarrestar el escrutinio crítico en Washington.

NetPAC, el comité de acción política de Google, ha gastado más dinero en campañas políticas este año que Goldman, con 1.43 millones de dólares superando por poco los 1.4 millones de dólares que gastó el banco, famoso por sus conexiones políticas. Esto es un cambio  notable de las elecciones de medio término anteriores en 2010, cuando Google gastó solamente un tercio de lo que gastó Goldman.

Las empresas de tecnología están gastando grandes sumas este año para construir un apoyo político, ahora que Washington debate temas críticos para el sector, desde los impuestos hasta el incremento en el número de visas para migrantes capacitados, hasta la supervisión de las agencias de inteligencia estadounidenses.

Mientras los empleados de tecnología suelen inclinarse hacia la izquierda, las empresas de tecnología cada vez más le dan más dinero a los republicanos o dividen en partes iguales sus donaciones entre los dos partidos.

En 2010, los candidatos federales demócratas recibieron 55% de las aportaciones de los comités de acción política de las empresas de tecnología (PAC), mientras que los republicanos solamente recibieron 45%, de acuerdo con datos del Centro para la Política Responsable (CRP).

En 2014, cuando la derecha busca consolidar su control en la Cámara de Representantes, y posiblemente tomar el control del Senado, los demócratas recibieron 48% frente al 52% de los republicanos.

“Los ejecutivos de esas compañías tal vez no siempre estén de acuerdo con los republicanos en temas sociales, pero para muchos de ellos al final del día, los negocios son los negocios”, dijo Reed Galen, un consultor republicano en California. La inclinación de los republicanos hacia una menor regulación atrae a los líderes del sector que a menudo lanzan nuevos productos, como drones o aplicaciones para compartir fotografías que desaparecen casi al instante, a un ritmo más rápido al que pueden mantener los reguladores.

Los donadores del sector de tecnología e internet han dado casi 22.5 millones hasta el momento en el ciclo electoral de 2014, de acuerdo con el CRP. Eso todavía es muy poco en comparación con los 121 mdd donados por la industria de valores e inversión, pero es parte de una construcción más amplia de la presencia de la industria de tecnología en Washington.

Twitter formó un PAC en agosto de 2013, mientras Yelp hizo lo mismo a finales del año pasado. Las empresas como Uber y Apple, que no cuentan con un PAC propio, están gastando mucho más en cabilderos. Empresas de tecnología más jóvenes cada vez más ocupan un lugar al lado de organizaciones tradicionales como Intel y Oracle en sus esfuerzos de cabildeo. Y mientras que en 2010 las donaciones fueron dominadas por Microsoft, las actuales son más parejas a partir de una base más amplia de compañías.

Google dice que sus contribuciones de NetPAC son decididas por un grupo bipartidista de ejecutivos de alto nivel. Los factores que influyen a los donativos, de acuerdo con la declaración de transparencia de la compañía, incluyen el “compromiso a un internet abierto” de los candidatos, su papel de liderazgo y escaños que podrían ocupar en comités legislativos que sean relevantes para la compañía.

Bob Goodlatte, congresista republicano de la zona rural de Virginia, es uno de los legisladores más observados y con más financiamiento de Silicon Valley. Es presidente del Comité Judicial de la Cámara, que está discutiendo la reforma de los programas de vigilancia de Agencia de Seguridad Nacional, así como migración y temas de propiedad intelectual.

Como tal, Goodlatte, se ocupa de cuestiones de profundo interés para las empresas de tecnología que quieren ingenieros más capacitados y un sistema de patentes mejorado, y tener la seguridad de que los agentes de inteligencia de EU no hackearán sus centros de datos.

En la Cámara, ha recibido más dinero de parte de la industria de tecnología que nadie, excepto John Boehner, el presidente de la Cámara de Representantes, de acuerdo con datos de CRP. Entre los donativos para la campaña de Goodlatte: 10 mil dólares de cada uno de los PACs de Google, Microsoft e Intel, además de donativos adicionales de empleados y ejecutivos de esas y otras compañías. En este ciclo los donativos se han dirigido en su mayoría a pocos candidatos como Goodlatte, quien preside uno de los comités claves; así como a quienes las organizaciones nacionales de los dos partidos y candidatos puedan considerar como los siguientes líderes o contendientes presidenciales, como el senador Cory Booker de Nueva Jersey.

Booker, un demócrata, es la persona que recibe más donativos de parte del sector, con 364 mil 460 dólares hasta el momento en este ciclo de elecciones.

Los donadores de la industria de tecnología e internet han dado casi 22.5 mdd en el ciclo de elección.