Dólar fuerte afecta a empresas estadunidenses

El precio del dólar no es tan buena noticia para S&P 500, cuyas ganancias han caído tras el fortalecimiento de la divisa norteamericana.
GameStop, el minorista estadounidense de juegos, atribuyó a la “fortaleza del dólar estadounidense” a su caída en las ventas de la temporada navideña en las mismas tiendas.
GameStop, el minorista estadounidense de juegos, atribuyó a la “fortaleza del dólar estadounidense” a su caída en las ventas de la temporada navideña en las mismas tiendas. (Shutterstock)

Estados Unidos

La caída de los precios de los metales y del crudo no son el único contratiempo para las utilidades de las empresas estadunidenses ahora que esta semana empieza a calentarse la temporada de resultados trimestrales.

Se espera que el pronunciado incremento en el valor del dólar estadounidense frente al euro y al yen presente dificultades para las utilidades de algunas de las empresas más grandes del país, y algunos estrategas de Wall Street advierten que el aumento del valor de la moneda y los bajos costos de energía pueden limitar el crecimiento de las ganancias trimestrales del S&P 500 a sólo 3%.

El aumento puede arrastrar más el crecimiento económico de EU -al que los economistas actualmente fijan a 3%- si el dólar sigue en ascenso. Desde inicios de julio, el índice DXY del dólar creció 16%, y a esto lo acompañó una caída de 15% del euro frente a la divisa estadounidense.

Las ventas en el extranjero representan más de dos quintas partes del total de facturación del S&P 500, con 261 compañías en el índice con más de 15% de sus ingresos que se generan fuera de EU, muestran los datos de los índices del S&P Dow Jones.

“La incertidumbre en las materias primas, el tipo de cambio y las tasas de interés a lo largo de la curva es alta, confundida por la incertidumbre para cuantificar su influencia en las ganancias por acción y ganancias de precios”, dijo David Bianco, estratega de Deutsche. “Esperamos más reducciones durante la temporada de ganancias del cuarto trimestre, especialmente para aquellos con exposición de riesgo cambiario”, añadió, mientras los analistas bajan más los pronósticos para 2015.

En general, las ganancias por acción del índice de primer orden se espera que aumente 4.5% en el cuarto trimestre en comparación con el año anterior, 7% menos de los pronósticos a principios de octubre.

Los analistas prestarán mucha atención a las presentaciones de resultados de la siguiente semana para tener pistas sobre los efectos de un dólar más fuerte, con casi 50 de las compañías integrantes del S&P 500 se preparan para informar los resultados trimestrales. GameStop, el minorista estadounidense de juegos, culpó a la “fortaleza del dólar estadounidense” por parte de su caída en las ventas de la temporada navideña en las mismas tiendas.

Los sectores de tecnología, de materiales y de energía probablemente sientan un gran dolor por el dólar más fuerte, cada una genera más de la mitad de sus ingresos en el exterior.

Analistas de Cantor Fitzgerald advirtieron que las compañías con “exposición a material internacional”, que incluyen a Google, Facebook, Amazon y a eBay, pueden ver que se sus previsiones de ingresos disminuyan si la “tendencia se mantiene”.

“La moneda es un problema para la mayoría -y los inversionistas no deben ignorarlo en términos de su impacto sobre la fijación de precios, cobertura y competencia- no sólo en términos de conversión”, dijo Ben Reitzes, analista de tecnologia de Barclays. “Dada otra ronda de depreciación pronunciada del euro que inició después de mediados de diciembre, creemos que puede ser un poco pronto para que aparezcan los efectos totales en los reportes de ganancias de enero, pero esperamos una advertencia integrada en el primer trimestre y los lineamientos de 2015”.

Deutsche Bank estima que por cada 10 centavos de aumento del dólar frente a las canastas de las principales monedas, las ganancias del S&P 500 enfrentan una caída de “poco más de 2 dólares”. Proyectan que cada caída de 10 centavos en el euro a partir de 1.20 dólares, por ejemplo, resta aproximadamente 1 dólar a los ingresos del S&P 500.

Hay esperanza de que algunos de los cambios en las oscilaciones de la moneda sean compensados por las coberturas, mientras la divergencia en política económica y monetaria entre los bancos centrales de EU, Europa y Asia se telegrafió el año pasado

“El crecimiento del dólar no salió de la nada”, dice Marc Chandler, estratega de Brown Brothers Harriman. “No fue una sorpresa. Los tesoreros corporativos estaban muy conscientes de que la Reserva Federal retiraba los estímulos y que el Banco Central Europeo y el Banco de Japón se dedicaban a una mayor expansión. La mayoría de los especialistas en divisas pronosticaron un dólar más fuerte”.