Expertos, optimistas ante crecimiento de la economía

Creen que la caída del precio del petróleo impulsará la demanda, pero la desigualdad puede minar las perspectivas.
Asistentes al Foro Económico Mundial.
Asistentes al Foro Económico Mundial. (Ruben Sprich/Reuters)

Davos

Este año la economía mundial recibirá un importante impulso por los bajos precios del petróleo, a pesar de los temores de deflación y el gasto persistentemente débil, dijeron a Financial Times expertos que asisten al Foro Económico Mundial.

Antes de la reunión en el complejo turístico suizo, la mayoría de los economistas dijeron que tienen un panorama más optimista que el Fondo Monetario Internacional, aunque reconocieron que la recuperación es irregular y son menos entusiastas que hace un año.

Pero hay preocupaciones específicas de que las economías avanzadas pierden la capacidad de compartir las ganancias del crecimiento de manera más amplia entre su población, lo que puede minar las perspectivas.

En respuesta a previsiones divergentes de las economías de EU y la zona euro, se espera que hoy el Banco Central Europeo (BCE) dé a conocer un ambicioso programa de expansión cuantitativa, mientras que la Reserva Federal de EU proyecta un endurecimiento de su política monetaria este año. Sin embargo, la mayor parte de los economistas, entre ellos cuatro ganadores del premio Nobel, creen que los mercados tomarán con calma estos movimientos del mercado potencialmente desestabilizadores.

Desde que empezó la caída de precios del petróleo el año pasado, la mayor parte de los economistas y legisladores esperaban que se acelerara el crecimiento, gracias a que el impulso que puede darle la energía más barata al consumo en países importadores de crudo puede superar el impacto negativo en las naciones productoras.

Esta semana el FMI contradijo algunas de estas esperanzas, recortó 0.3 por ciento sus proyecciones de crecimiento global tanto para 2015 como para 2016. El fondo dijo que los problemas subyacentes con la recuperación pueden superar el "impulso" del petróleo más barato.

Pero muchos economistas que asisten a Davos se muestran optimistas de que, a pesar de los problemas, la economía global puede superar esas dificultades.

Michael Spence, profesor de economía de la Escuela de Negocios Stern, de la Universidad de Nueva York, está de acuerdo en que hay problemas en algunas partes del mundo, pero que la energía más barata impulsará a las economías con problemas de demanda.

"China todavía crece y EU mejora... dudo que pueda atribuirse a la caída del precio (del petróleo) una pronunciada visión negativa de la economía global", dijo el premio Nobel de 2001.

Otro galardonado con el Nobel, el profesor Chris Pissarides, de la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres, no está preocupado por la caída de ayer en el crecimiento de China. "La desaceleración tenía que pasar y los chinos estaban preparados para eso", dijo.

Ian Goldin, profesor de globalización y desarrollo de la Universidad de Oxford, dijo: "Las perspectivas globales de un crecimiento agregado por encima de 3 por ciento son buenas en términos históricos". Las proyecciones del FMI todavía predicen un crecimiento de 3.5 por ciento en 2015 y 3.7 por ciento en 2016.

Sin embargo, algunos economistas piensan que el impulso será modesto y el efecto más grande será la redistribución del ingreso de los productores de petróleo a los consumidores.

"Los efectos de distribución pueden dominar las noticias", dijo Ricardo Hausmann, director del Centro para el Desarrollo Internacional de la Escuela Kennedy de Gobierno, de la Universidad de Harvard. "Podemos ver trastornos financieros a causa del exceso de apalancamiento de los países y corporaciones exportadoras de petróleo que luego pueden propagarse de manera imprevista".

Mientras tanto, Edmund Phelps, director del Centro sobre Capitalismo y Sociedad, de la Universidad de Columbia, dio un panorama sombrío. "Europa se desploma y Asia necesita tiempo para construir una economía más innovadora, así que no espero un crecimiento global considerable en el próximo par de años", dijo. "EU pudo ponerse a la delantera por sí mismo el año pasado"

En general, hay confianza en que los mercados puedan hacer frente a la esperada relajación de políticas monetaria del BCE, al mismo tiempo que la Reserva Federal se prepara para aumentar las tasas por primera vez desde 2006.

Lord Turner, ex director del regulador financiero del Reino Unido y ahora miembro del Instituto del Nuevo Pensamiento Económico, dijo que "no hay razón para que tasas de interés de 2.5 por ciento en EU y cero por ciento en la zona euro necesariamente produzcan una gran inestabilidad".

Robert Shiller, profesor de economía de la Universidad de Yale, quien ganó el premio Nobel en 2013, dijo que puede no haber tanta divergencia en el conjunto de mercados financieros, incluso cuando los dos bancos centrales se mueven en direcciones opuestas. "A pesar de la anticipación del endurecimiento, las tasas de interés a largo plazo de EU cayeron durante el año pasado a niveles realmente bajos", dijo.

Sin embargo, un área de preocupación generalizada es cómo las economías avanzadas pueden encontrar dificultades para asegurar que los beneficios del crecimiento se compartan ampliamente. La excepción es Kenneth Rogoff, de la Universidad de Harvard. "A medida que continúe la recuperación en lugares como EU y el Reino Unido, los salarios empezarán a fortalecerse notablemente en 2015", dijo.

Pero otros economistas dicen que la creciente desigualdad es tal vez el mayor desafío que enfrentan las economías industrializadas.

Anad Admati, profesor de economía de la Universidad de Stanford, señaló "la evidencia de desigualdad de oportunidades significativa en las economías avanzadas". "Esto importa porque agudiza las divisiones políticas y puede desestabilizar a los gobiernos".