Empresarios franceses no quieren invertir en su país

A las compañías les resulta más fácil hacer negocios en el extranjero, asegura Benoit Potier, director de Air Liquide.
“Tenemos que aceptar que Francia tiene que cambiar”, asegura el empresario.
“Tenemos que aceptar que Francia tiene que cambiar”, asegura el empresario. (Lionel Bonaventure/AFP)

Londres

Uno de los industriales más importantes de Francia dice que es más fácil para las empresas francesas hacer negocios fuera del país.

"A las empresas francesas les va bien en el extranjero, y ese es un buen ejemplo de lo que podemos hacer", dijo Benoit Potier, director ejecutivo de Air Liquide, el grupo de gas industrial francés que cuenta con una capitalización de mercado de 35 mil millones de euros.

"¿Por qué no inventamos en Francia el entorno que encontramos en el resto del mundo?".

Potier habló con Financial Times en una conferencia y exposición diseñada para mostrar los logros tecnológicos franceses.

Entre los 200 pabellones que mostraban las diferentes innovaciones, desde robots domésticos hasta máquinas de autotatuaje, Air Liquide exhibió una bicicleta eléctrica impulsada por hidrógeno y uno de los primeros automóviles movidos por hidrógeno en Francia.

Potier dijo que los principales retos que enfrenta al hacer negocios en Francia es la inflexibilidad del mercado laboral y del sistema fiscal.

Aunque es injusto, agregó, describir a Francia como "el enfermo de Europa", "el problema de ese país es encontrar la manera de ser más dinámica para crecer y encontrar la receta para eso.

"Tenemos que aceptar que Francia tiene que cambiar. Tenemos que abandonar el pasado para reinventar el futuro", dijo Potier, quien también preside la European Round Table of Industrialists (Mesa Redonda Europea de Industriales), que agrupa a más de 50 directores ejecutivos y presidentes de empresas multinacionales activas en la región.

Dijo que las empresas en Europa enfrentan demasiadas restricciones para hacer negocios. Particularmente, dijo que los negocios necesitan un enfoque coherente por parte del gobierno para el cambio climático y la política energética, y demandó un mercado digital europeo único.

"Este va a ser uno de los temas claves para los próximos cinco o 10 años", agregó.

Ingresos de Air Liquide

En 2013 Air Liquide obtuvo en Europa poco más de sus ingresos de 15 mil 200 millones de euros; 23 por ciento en Asia y América.

Potier recibió muy bien el reciente anuncio del nuevo presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, sobre un plan de inversión a tres años de 315 mil millones de euros en Europa, pero dijo que le preocupaba la falta de un plan estratégico que lo apoye.

"El problema con el plan de inversión no es el financiamiento", dijo. "El financiamiento normalmente viene en segundo lugar. Si nosotros como compañías tenemos que hacer un plan, no podemos empezar diciéndole a la junta 'así es como vamos a financiarlo'".

Potier dijo que la infraestructura y la educación podrían ser prioridades estratégicas para el plan de Juncker, que implica garantías de 21 mil millones de euros

otorgadas por el Banco Europeo de Inversiones y el presupuesto de la Unión Europea y usarlo para recaudar financiamiento privado para invertirlo en nuevos proyectos.