EU reprocha a BP informe sobre desastre ambiental

Mientras la empresa afirma que la zona está en recuperación, expertos de la NRDA señalan que la firma malinterpreta y aplica erróneamente  los datos en su estudio.
Imagen de las costas estadunidenses tras el derrame en 2010.
Imagen de las costas estadunidenses tras el derrame en 2010. (Sean Gardner/Reuters)

Nueva York

Representantes del gobierno de Estados Unidos acusan a BP de malinterpretar y aplicar erróneamente los datos con los que afirman que el Golfo de México se recupera más rápido de lo esperado después del derrame petrolero de 2010.

La disputa llama la atención sobre la Evaluación de Daños de Recursos Naturales (NRDA, por su sigla en inglés), el proceso de larga duración que tiene la intención de presentar un cálculo oficial definitivo del daño que causó el derrame.

BP ya gastó mil 300 millones de dólares para financiar la NRDA, que continúa sin establecer un punto final. Cuando la evaluación concluya, esto llevará a un proceso que puede ir a juicio, para que BP pague los costos de reparación del daño que se consideren que causó, y para que indemnice a las personas de la región por cualquier pérdida del uso de los recursos naturales que puedan haber sufrido.

El argumento es una señal de cómo, incluso cinco años después de la explosión de la plataforma Deepwater Horizon que provocó el derrame en abril de 2010, las batallas legales sobre el costo del desastre para BP se pueden prolongar.

En un informe que publicó el lunes, BP describió que la región del golfo está "en recuperación" y que la mayor parte del impacto del derrame petrolero ocurrió en la primavera y verano de 2010. BP dijo que los datos no indican que el derrame causó algún daño a largo plazo a la población de peces y aves. Los estudios no mostraron ninguna disminución en la densidad de aves entre 2010 y 2011, dijo, mientras que las poblaciones de peces y mariscos "no experimentaron un daño importante de largo plazo".

Pero en respuesta al informe de BP, los administradores de la NRDA, que provienen de agencias del gobierno federal de EU y de los cinco estados costeros del golfo, desde Florida hasta Texas, dijeron que la compañía llegó a conclusiones "inapropiadas y prematuras" sobre la salud del Golfo. Dijeron que no proporcionaron un resumen preciso de la investigación sobre los efectos del derrame. Agregaron: "BP interpreta mal y aplica incorrectamente los datos, y a la vez ignora la información publicada que no respalda sus afirmaciones".

BP dijo que la longitud de la costa que resultó afectada por el petróleo se redujo rápidamente, y para principios de 2014 disminuyó a solo 1.13 kilómetros. Durante el derrame, solo mil 770 km de los 25 mil 750 km que comprenden la costa, que incluye bahías y ensenadas, vieron rastro de petróleo, dijo BP, y que la mayoría de ellos solo fue un ligero rastro del hidrocarburo.

Argumentan que el crudo que se derramó del pozo Macondo, en el fondo del mar, se eliminó rápidamente, se evaporó con el agua caliente o lo consumieron los microbios, y a esto le ayudó el fuerte uso de químicos de dispersión que se inyectaron directamente en el flujo emergente de petróleo.

En un comunicado, la compañía agregó: "La desinformación sobre la recuperación del Golfo persiste. A menudo se tergiversan los estudios para pintar una imagen incompleta e inexacta sobre las condiciones de la zona".

Juicio para la petrolera

BP se enfrenta a litigios en múltiples distritos de juzgados civiles en Nueva Orleans para resolver los daños y determinar su culpa por el desastre del Deepwater Horizon de abril de 2010.

Los administradores de la NRDA dijeron que experiencias pasadas con los derrames petroleros sugieren que los efectos en el medio ambiente probablemente duren por generaciones. Trabajaron con científicos en universidades y otras instituciones de investigación bajo un "riguroso proceso científico de la evaluación de los daños", agregaron, y todavía llevan a cabo estudios, análisis de datos y evalúan lo que sucedió. Se describió a la NRDA como la evaluación ambiental más grande que se realiza después de un desastre.

Los administradores dijeron que su misión es restaurar los recursos naturales del golfo "a las condiciones en las que se encontrarían si no fuera por el derrame", y "compensar a la gente por los servicios que perdieron o que resultaron dañados por esos recursos naturales".

Las conclusiones sobre si el golfo se recupera o no puede tener un impacto financiero en BP tanto en el corto como en el largo plazo.

Antes de que se evalúen los daños de los recursos naturales, la condición del golfo también puede ser un factor para una sanción civil que enfrenta BP bajo la Ley de Aguas Limpias, y que puede alcanzar un máximo de 13 mil 700 mdd. Las audiencias en el juicio que establecerá esa sanción terminaron el mes pasado en la corte de distrito de EU en Nueva Orleans. Carl Barbier, el juez que la preside, solicitó a las partes en conflicto que el próximo mes presenten un informe final, y a partir de esa fecha considerará su veredicto en un tiempo indeterminado, aunque los abogados que siguen el caso sugieren que probablemente lleguen a un dictamen este año.

De acuerdo con la ley, la sanción actual que se establece debe ser en relación al potencial máximo y debe tomar en cuenta ocho factores, uno de ellos es el daño que causó el derrame. BP argumentó que el golfo se recupera bien y que, por lo tanto, su sanción debe reducirse.

Hasta el momento, la compañía proporcionó 43 mil 500 mdd por el costo del derrame, pero eso incluye solo 3 mil 500 mdd para la sanción de la Ley de Aguas Limpias y nada para los posibles daños a los recursos naturales. También se espera que el costo del arreglo entre la compañía y las personas y negocios que resultaron afectadas por el derrame sea mucho mayor a los 9 mil 900 mdd que incluyó en sus previsiones.