La nueva metodología del reporte Doing Business favorece a México

Con el cambio que hizo el Banco Mundial, avanzó cuatro lugares para colocarse en el sitio 39 por la facilidad para hacer negocios entre 189 naciones.
La edición recientemente presentada.
La edición recientemente presentada. (Especial)

Doing Business, el ranking anual del Banco Mundial, ha sido durante mucho tiempo un punto favorito de discordia para los políticos de los países en desarrollo y una fuente regular de la tensión entre el organismo y las naciones miembro.

Tanto es así que China —desencantado con su persistentemente bajo lugar en el ranking— trató de matarlo por completo en 2013.

Sus defensores argumentan que hay una buena razón de por qué el informe anual Doing Business es el más popular del banco: ofrece una evaluación sin adornos de las economías en el mundo cuando se trata de las barreras burocráticas para las empresas. Y eso, sus defensores sostienen, hace que sea una herramienta política valiosa.

La última versión del informe, dada a conocer el miércoles, representa el intento del banco por un compromiso inteligente. Gran parte de la metodología se ha reestructurado y este es el primero de lo que se ha anunciado como una nueva era para hacer negocios. El objetivo es claro, aplacar a los críticos, pero manteniendo el rigor.

¿Pero terminarán las quejas? Mmm. Veremos...

China quedó en el lugar 90 de 189 países, justo detrás de Antigua y Barbuda (89) y mucho más lejos de países como Mauricio (28), México (39) y Jamaica (58). Parece aún más difícil todavía de creer que la India no se ofenderá al estar en el puesto 142. O que Brasil estará conforme con su lugar 120.

Hay una larga lista de cambios metodológicos de este año y hay más por venir en 2015. Pero el más grande es en cómo se puntúan a los países.

Doing Business 2015 adoptó la recomendación del ministro de Planificación de Sudáfrica, Trevor Manuel, de alejarse del método pasado basado en un agregado de sus puntuaciones en diversas áreas, tales como el tiempo que se necesita para registrar una empresa o lo fácil que es para pagar impuestos.

En lugar de ello, el banco diseñó "La distancia a la frontera", un índice o puntuación que se supone es una mejor medida del progreso sobre las mejores prácticas de vanguardia.

Añade algunos matices y también da a los países una medida simple para medir su progreso en general, más allá de la forma en que se sientan en el escalafón.

El uso de la nueva medida, dijeron los funcionarios del banco, ofrece una perspectiva alentadora: 80% de los 189 países incluidos mejoraron su puntuación en el último año, con solo 15% de deslizamiento hacia atrás y 5% se mantiene igual. (El banco ha estado calculando en silencio la distancia a la "frontera del conocimiento" desde 2011).

Pero la comisión de Manuel había recomendado eliminar la tabla de clasificación del informe completo y la dirección del banco decidió no hacerlo. Las clasificaciones están todavía allí, aunque sobre la base de la nueva puntuación DTF. Y, ya que el banco, en silencio, señala, el ranking de este año está "altamente correlacionado" con las ediciones anteriores.

Sin embargo, las clasificaciones de Doing Business pueden haberse movido a una metodología diferente. Pero los resultados son más o menos los mismos, con algunas variaciones modestas.