Cameron llama a líderes empresariales por ‘brexit’

Elevar la confianza es la principal preocupación de las compañías ante la desvinculación de la Unión Europea.
El primer ministro británico dio conferencia de prensa en la reunión de la Unión Europea en Bruselas.
El primer ministro británico dio conferencia de prensa en la reunión de la Unión Europea en Bruselas. (Phil Noble/Reuters)

David Cameron llamó a su círculo más cercano de líderes empresariales a una reunión de emergencia en Downing Street, a realizarse la mañana del jueves, para discutir sobre las prioridades de las empresas para las negociaciones del brexit y para los próximos meses.

Aunque Sajid Javid, secretario de Negocios, sostendrá mañana una reunión con las asociaciones de comercio, se cree que la reunión del primer ministro es el principal foro para establecer la agenda empresarial durante el verano.

Algunos de los miembros del grupo de asesores de negocios de 19 personas, entre las que se encuentran Alison Brittain, Bob Dudley, Carolyn McCall y Xavier Rolet —directores ejecutivos de Whitbread, BTP, easyJet y LSE, respectivamente— no apoyaron la permanencia en la Unión Europea. Por lo tanto, en la reunión del próximo jueves solamente estarán las personas que pertenecen al “círculo más cercano” de asesores de confianza. El grupo no tenía pensado reunirse hasta principios de julio.

Uno de los líderes empresariales que asistirá al encuentro dijo que el número 10 de Downing Street tiene que expresar que no hay algún indicio de que “las armas apuntan hacia la comunidad empresarial”, por el resultado del referendo.

Lo que se entiende es que los asesores de Cameron están molestos porque las empresas no hicieron una campaña entusiasta a favor de la permanencia de Gran Bretaña en la Unión Europea.

El líder empresarial dijo que se tiene que crear un entorno “seguro” en el que las firmas puedan decir lo que piensan.

La reunión abordará la cuestión de cómo pueden trabajar las empresas con el gobierno en los próximos meses para volver a establecer la confianza. Uno de los temas que se van a discutir será el papel de George Osborne, el canciller, quien es blanco de críticas porque después del anuncio de los resultados del referendo solamente habló una sola vez en público, la mañana del lunes.

Se espera que en la reunión se discuta la posible creación de una comisión especial de comercio, que participe en las pláticas sobre la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, y en la que se incluya a líderes empresariales.

Las compañías también van a pedir que se aceleren los cambios de la política fiscal que estableció George Osborne en el presupuesto de marzo.

Mañana, en la reunión de asociaciones de comercio a la que convocó Javid, se encontrarán la organización de empresas CBI, el Instituto de Directores y la Cámara Británica de Comercio. Se espera que los grupos le pidan al gobierno compromisos para ayudar a elevar la confianza.

“Hago un llamado a los ministros a evitar que las empresas y Reino Unido caigan en el limbo, y que sigan adelante con las importantes decisiones de inversión, como la expansión de la capacidad de los aeropuertos de Reino Unido”, dijo Terry Scouler, director ejecutivo de la organización de fabricantes EEF, quien asistirá a la reunión en el Departamento para Negocios, Innovación y Capacitación.

A la comunidad empresarial le preocupa la incertidumbre que se generó no solamente por el resultado del referendo, sino por la agitación política que vino después. Los líderes empresariales expresaron ayer la preocupación que tienen de que puede ser difícil lograr que el gobierno y la administración pública los escuchen si están en medio de una guerra interna.

Carolyn Fairbairn, directora general de CBI, pidió que el gobierno tome acciones rápidas para darle tranquilidad a los ciudadanos de la Unión  Europea que trabajan en Reino Unido sobre su derecho a permanecer. El CBI le escribió al primer ministro, al Departamento de Negocios y al Tesoro para que delineen lo que desde su punto de vista van a ser las principales prioridades para las empresas: garantizar el acceso continuo al mercado único europeo, establecer la forma como Reino Unido llegará a los acuerdos comerciales con el resto del mundo y garantizar que las empresas puedan seguir atrayendo personal capacitado.

Simon Walker, director general del Instituto de Directores, dijo que le preocupa que las empresas puedan expresar sus prioridades.

“Muchas cosas se quedaron en pausa y es probable que la competencia por el liderazgo prolongue todo eso”, dijo. “Será muy difícil para los departamentos, como el de negocios, enfocarse en los temas claves”.

Javid dijo que empezará el “proceso de planeación”, pero que hay una creencia generalizada entre los líderes empresariales de que varios proyectos ya “están muertos”, entre ellos posiblemente el del tren de alta velocidad HS2.