Conductores de Uber ganan lucha laboral en Reino Unido

Tribunal londinense dictaminó que son “trabajadores” y tienen derecho al salario mínimo y pago de días festivos.
La decisión pone en duda el modelo de negocio de la aplicación para pedir coche.
La decisión pone en duda el modelo de negocio de la aplicación para pedir coche. (Eric Risberg/Reuters)

Choferes de Uber ganaron una batalla legal crucial en Londres después de que un tribunal dictaminó que son “trabajadores” y que tienen derecho al salario mínimo nacional y pago de días festivos.

El caso de Uber es el primero en Gran Bretaña que pone a prueba la premisa fundamental de la “economía por chambas” de que las personas que trabajan mediante este tipo de aplicaciones son independientes y no son empleados de ninguna empresa.

La decisión pone en duda el modelo de negocio que sostiene a la mayoría de las plataformas de chambas, que utilizan su tecnología para conectar a trabajadores con clientes sin incurrir en el costo de contratación. El dictamen se produce después de un caso de prueba que involucra a dos choferes de Uber quienes recibieron respaldo del sindicato GMB.

Nigel Mackay, del equipo laboral del bufete de abogados Leigh Day, que representa a los choferes, dijo que es una decisión “revolucionaria”.

“No solo tendrá impacto en miles de conductores de Uber que trabajan en este país, sino en todos quienes laboran en la llamada economía por chambas en la que sus empleadores los clasifican de manera equivocada como autoempleados y les niegan las prestaciones a las que tienen derecho”.

Uber, que tiene alrededor de 40 mil choferes en Reino Unido, dijo que fue una audiencia preliminar que solo afectará a dos personas. Planea apelar el fallo.

Sin embargo, abogados laborales creen que el caso alentará a que más choferes de Uber presenten demandas similares, así como otras personas que trabajan en la “economía por chambas”.

Jo Bertram, gerente general regional de Uber en Reino Unido, dijo: “Decenas de miles de personas en Londres son choferes en Uber precisamente porque quieren ser autoempleados y ser sus propios jefes. La gran mayoría de conductores que utilizan la aplicación Uber quieren conservar su libertad y flexibilidad de estar disponibles para conducir cuando y adonde quieran”.

En el caso, los abogados de Uber argumentaron que la empresa simplemente funciona como un intermediario que conecta a los conductores con las personas que quieren transportarse. Dicen que los choferes claramente son autoempleados, porque pueden elegir iniciar sesión en la aplicación y trabajar en el momento que quieran.

Sin embargo, los abogados de GMB argumentaron que en realidad Uber ejerce un gran control sobre los conductores cuando su aplicación está en funcionamiento: establece la tarifa; no le dice a los choferes el lugar al que el cliente quiere ir hasta que ya lo recogió; “desactiva” conductores cuya calificación promedio de los clientes baja demasiado (aunque Uber insiste en que eso es raro).

Los tres miembros del panel del tribunal laboral dictaminaron por unanimidad que los choferes son empleados de Uber en el rango de “trabajadores”. En Reino Unido hay “empleados” y “trabajadores”. Los dos grupos tienen derecho al salario mínimo y pago por días festivos, pero solo los empleados tienen protección contra un despido injustificado.

La respuesta de Uber probablemente vaya al Tribunal de Apelación Laboral, después al Tribunal de Apelaciones y, posiblemente, hasta la Corte Suprema. Si Uber pierde cualquiera de las apelaciones, entonces es probable que se presenten más audiencias en el tribunal laboral, para decidir la compensación y la prima de vacaciones que se adeuda a los hombres.

Los tres miembros del panel del tribunal laboral fueron críticos con los argumentos de Uber. Concluyeron que cualquier chofer que tiene encendida la aplicación de Uber está en efecto bajo contrato como trabajador de Uber.