Compartir autos, nuevo plan de fabricantes

Las medidas son parte de los intentos de grupos establecidos para responder al cambio de gustos de los llamados 'millennials'.
Empresas que ofrecen servicio de taxis por aplicaciones en el Distrito Federal tienen diferentes requisitos y controles para choferes y vehículos.
(Cuartoscuro)

Tres de los mayores fabricantes de automóviles entran a la tendencia de compartir vehículos peer-to-peer (entre iguales), mientras la industria intenta mantener su relevancia en la era de Uber y BlaBlaCar.

Con pocas horas de diferencia, Ford, General Motors y BMW anunciaron programas al estilo Airbnb, y cada uno afirma ser el primero en permitir que los dueños de los coches ganen dinero por el alquiler de sus nuevos vehículos a otros conductores.

Las medidas son parte de los intentos de grupos establecidos para responder al cambio de gustos de los llamados millennials. Ejecutivos de la industria del motor observan con preocupación cómo les afecta a los sectores que se orientan al consumo los nuevos participantes que alientan a las personas a compartir bienes y servicios entre sí.

La sociedad y la industria automotriz pasan por un cambio radical, dijo Peter Schwarzenbauer, miembro de la junta directiva de BMW para las marcas británicas Mini y Rolls Royce.

A partir del próximo año, BMW permitirá que sus clientes que compren un Mini tengan la opción de alquilar sus coches a través de DriveNow, un programa que maneja la automotriz alemana. La opción estará disponible inicialmente en Estados Unidos y después en ciudades DriveNow, como Londres.

BMW anunció el programa justo cuando Opel, la marca europea de General Motors, dijo que ofrecerá un programa para compartir automóviles para todo el mundo. CarUnity, de Opel, permitirá a los conductores alquilar sus coches —dijeron a sus amigos en Facebook— mediante una aplicación de Opel destinada para eso.

Ford también lanzó un programa piloto de seis meses para permitir que 12 mil clientes en Londres y en sus alrededores que compraron coches mediante su división de servicios financieros los pueda alquilar, a través de easyCar Club, una plataforma en línea peer-to-peer. El programa piloto también funcionará en seis ciudades de EU, en colaboración con Getaround, otra plataforma.

En cada caso, una parte de la cuota que se cobra a cada persona por el alquiler del coche va al propietario del vehículo, y el resto al fabricante, en parte para cubrir el seguro.

Surgieron una serie de plataformas que ofrecen modelos para compartir vehículos, como RenteCarlo, cuyos usuarios comparten Maseratis, Porsches y R8, de Audi. Otros, como BlaBlaCar, un servicio para compartir autos de Francia, conecta a los automovilistas con los pasajeros, lo que amenaza con minar todavía más el concepto de ser propietario de un coche.