China pone 'multa' de 140 mdd a Microsoft por evasión fiscal

El país asiático 'libra' una batalla contra empresas multinacionales que no respetan sus reglas impositivas.
Oficinas de la empresa de Bill Gates.
Oficinas de la empresa de Bill Gates. (Shutterstock)

Pekín

La suerte de Microsoft en China quedó abollada después de que el gobierno le cobró 140 millones de dólares en impuestos atrasados e intereses en un extraño caso relacionado con la evasión fiscal internacional en el país.

Un reporte de Xinhua, sin nombrar a Microsoft, dijo que una compañía cuyo nombre empieza con "M" y que tiene detalles financieros idénticos a los de Microsoft había sido sancionada por precios de transferencia.

Xinhua dijo que mientras las operaciones de Microsoft en China oficialmente estaban perdiendo dinero, las utilidades se desviaban a paraísos fiscales en el extranjero, y agregó que Microsoft había admitido la evasión fiscal.

Microsoft contradijo gran parte de lo dicho por Xinhua, y en su lugar explicó que había acordado con las autoridades chinas pagar 140 millones de dólares en impuestos como "acuerdo bilateral de precios de transferencia" y no como impuestos atrasados.

"En 2012, las autoridades fiscales de China y EU convinieron un acuerdo bilateral de precios de transferencia respecto a las operaciones de Microsoft en China", dijo la firma de software. "El acuerdo es un reconocimiento de los dos países de que las utilidades de Microsoft están sujetas a los impuestos correspondientes en China (...) Aunque no podamos confirmar que Microsoft es la empresa en cuestión en el reporte de Xinhua, China recibe ingresos fiscales de Microsoft en conformidad con los términos del acuerdo previo sobre precios de transferencia convenido".

El grupo de software se negó a aclarar qué periodo de pago de impuestos cubrió, y rechazó dar más detalles.

Xinhua situó la acción de penalizar a "M" en el contexto de una lucha más grande entre las autoridades fiscales y las multinacionales. Dijo que la preocupación de China con la evasión fiscal surgió después de la reciente cumbre del G20 en Australia, donde los líderes acordaron que "las utilidades deben ser gravadas donde se desarrollan las actividades que derivan en utilidades".

Xinhua dijo que "M" llamó la atención de las autoridades fiscales porque la utilidad promedio en la industria de la compañía en Pekín era de 12 por ciento, mientras que "M" había reportado pérdidas promedio de 18 por ciento en los últimos seis años.

Xinhua dijo que se encontró que "M" estaba pagando más de la mitad de sus utilidades a sus oficinas centrales en Estados Unidos como fondo de desarrollo técnico y cuotas de franquicia.