China ya es el mayor importador de crudo

La nación asiática compró 7.4 millones de barriles diarios en abril y superó por 200 mil a EU.
Trabajos para colocar oleoductos.
Trabajos para colocar oleoductos. (Shutterstock)

Londres y Nueva York

La culminación del gran cambio de los flujos de energía durante la última década llegó el mes pasado, cuando China superó a Estados Unidos como el mayor importador de crudo.

Los datos de las aduanas chinas mostraron que las compras de petróleo en abril llegaron a 7 millones 400 mil barriles diarios, lo que equivale a uno de cada 13 barriles que se consumen y con lo que superó las importaciones de EU, de 7 millones 200 mil barriles diarios.

Aunque no se espera que las importaciones de China superen constantemente a las de EU hasta el segundo semestre del año, el movimiento muestra cómo la revolución del esquisto de EU redujo la dependencia del país en el petróleo extranjero y cómo la demanda de China aumentó a pesar de la desaceleración de su economía.

Colin Fenton, socio gerente de Blacklight Research, dijo que las importaciones de China aumentaron, ya que almacenó petróleo.

“Ya comenzó”, dijo Fenton. “Las importaciones de crudo de China estuvieron por encima de la tendencia en cuatro de los últimos cinco meses”.

La mejoría del mes pasado se debió, en parte, gracias a que aumentaron los envíos de Irán, de acuerdo con la consultora Energy Aspects.

China Oil también compró un número récord de cargamentos de crudo procedente de Omán y Abu Dhabi en una ventana de comercio público que ayuda a determinar los precios de referencia de la región.

“Irán puede ofrecer más descuentos en su petróleo como parte de su esfuerzo para aumentar los lazos con las empresas petroleras chinas”, dijo Amrita Sen, de Energy Aspects. “Irán busca asegurar más inversión china”.

Los operadores estatales chinos toman un papel más visible en el mercado del crudo. Construyeron operaciones más sofisticadas para competir directamente con las dependencias establecidas de empresas occidentales, como BP y Royal Dutch Shell, bancos como Goldman Sachs, y comercializadores de materias primas como Vitol y Glencore.

En EU, los precios más altos y los vehículos más eficientes frenaron el consumo en las secuelas de la crisis financiera, mientras que el aumento en la producción de esquisto en los últimos tres años redujo las importaciones.

Los productores están molestos por las restricciones comerciales sobre las exportaciones de crudo estadunidense, que se remontan a la crisis petrolera de la década de los 70.

Las importaciones de EU pueden recuperarse en el corto plazo, dicen los comercializadores, ya que la caída del precio del petróleo, que llegó a 65 dólares el barril, impulsa la demanda. El desplome de los precios también redujo drásticamente la actividad de perforación en las regiones de esquisto de EU, como Dakota del Norte.

Pero la tendencia a largo plazo es hacia el aumento de las importaciones chinas. El país elevó la capacidad de refinación y su economía crece a más de 7 por ciento al año. El mundo tiene mucho petróleo”, dijo un operador de una firma china. “Y necesitamos mucho petróleo”.

Para EU, la reducción de las importaciones es un objetivo de los políticos y de los expertos en política exterior, que ven a la dependencia del país del crudo del Medio Oriente como un riesgo para la seguridad nacional. Antes de la crisis financiera, EU importaba hasta 10 millones de barriles de petróleo al día, más de la mitad del consumo del país.