Caracas negociaría su deuda con Pekín

Algunos comunicados y acuerdos sobre el envío de petróleo a China hacen pensar que el gobierno de Caracas  buscará reestructurar su pasivo con el país asiático.
Venezuela ya está luchando para refinanciar su deuda actual. ¿Wall Street o China estarán dispuestos a ser los proveedores de financiamiento fresco adicional?
Venezuela ya está luchando para refinanciar su deuda actual. ¿Wall Street o China estarán dispuestos a ser los proveedores de financiamiento fresco adicional? (Fernando Llano/AP)

Cuando los precios del petróleo caen, es una apuesta segura que la economía venezolana va a sufrir. Después de todo, ese ha sido el caso en el pasado.

Cuando la gaceta oficial de Venezuela publicó el 10 de octubre un aviso legal en el que dijo que su programa de petróleo a cambio de préstamos con China se ha modificado, también es algo seguro que esto debería tomarse como una señal del sufrimiento económico venezolano e incluso quizás como un incumplimiento de pagos de los préstamos de su aliado más cercano, China.

De esta manera es como Financial Times y muchos otros lo entendieron. Qué tan equivocado puede estar uno, más o menos.

Una breve recapitulación. Bajo el acuerdo modificado, Caracas ya no tiene que enviar un mínimo de 330 mil barriles de petróleo diarios a Pekín para cubrir una parte de los 50 mil millones de dólares que le prestó China desde 2006. En su lugar, Caracas puede decidir cuál será la cantidad mínima, posteriormente confirmada con Pekín en cables diplomáticos. Si esto parece ser una reprogramación de facto de la deuda, un comunicado de prensa publicado por el Ministerio de Comercio de China el 16 de octubre parecía confirmar que ese era el caso.

Pero no es así, lo que posteriormente sucedió fue que, en primer lugar, el comunicado del ministerio de China no era realmente un comunicado. Más bien se trató de una traducción de un artículo del periódico venezolano El Mundo publicado por el Ministerio de Comercio de China (Mofcom) en su propio sitio web, hablando de una comedia de errores. Mofcom desde entonces retiró su “comunicado de prensa”.

En segundo lugar, el cambio en los términos de pago aparentemente refleja el hecho de que el acuerdo original de préstamos por petróleo de China fue firmado cuando los precios eran mucho más bajos. Como resultado, Caracas ha estado pagando de más a China enviando más petróleo del que era necesario, y después reclamó un reembolso. De hecho, el reembolso del año pasado fue la fuerte cantidad de 9.3 mdd, de acuerdo con las estimaciones de Francisco Rodríguez, observador en Venezuela del Bank of America Merrill Lynch. “La nueva estructura le permite a PDVSA recibir directamente esos ingresos en lugar de tener que esperar”, escribió Rodríguez en un reporte de investigación de la semana pasada titulado “Lost in Translation” (“Perdido en la traducción”).

Sin embargo, inclusive si esto le da más claridad a la situación —aparentemente no ha habido una reestructuración de la deuda Venezuela-China, después de todo— todavía quedan dos importantes preguntas en el aire.

La primera, el acuerdo que gobierna su plan de pago de deuda fue firmado por primera vez en 2008. Entonces, el precio del crudo venezolano promediaba 88 dólares por barril (el precio promedio durante la vida del acuerdo es, hasta ahora, casi el mismo). Sin embargo, la mezcla de Venezuela ahora se cotiza por debajo, a 76 dólares por barril.

Esto significa que Venezuela probablemente tendría que enviar más barriles de lo que había hecho anteriormente. Viéndolo de otro modo, Caracas recibió el reembolso de 9.3 mil mdd en 2013 después de un año de precios máximos de petróleo en 2012, cuando el crudo de Venezuela promedió 103 dólares por barril. Pero esas condiciones de precio ya no existen. De hecho, podrían empeorar. Por si sirve de algo, Goldman Sachs proyecta que los precios de petróleo estadunidense caerán 10% el próximo año a partir de los valores actuales.

En segundo lugar, y todavía más importante, la última vez que los precios del petróleo realmente colapsaron fue en 2009, después de la crisis financiera mundial. Entonces, el crudo de Venezuela cayó a cerca de 56 dólares por barril y Caracas se financió al aumentar la deuda con Wall Street y Pekín. Ambos prestaron con gusto. Por el contrario, hoy en día la economía venezolana se encuentra en recesión, la producción de petróleo está languideciendo, las reservas de divisas son bajas y el país sufre de restricciones de importación.

Sin embargo, no hay señales de que Caracas tenga la intención de incumplir los pagos de sus bonos internacionales. No obstante, los evidentes problemas económicos de Venezuela plantean una pregunta crucial. Caracas ya está luchando para refinanciar su deuda actual. Pero, ¿Wall Street o Pekín están dispuestos a ser los proveedores de financiamiento fresco adicional?

EL DATO

330 mil

Mínimo de barriles de petróleo diarios que Venezuela enviaba a China.

50 mil

Millones de dólares que China le prestó a Caracas en 2006.

9.3 mdd

Reembolso del año pasado por lo que el gobierno venezolano ha pagado de más.

56

Dólares por barril cayó el crudo venezolano.