Cambiar de carril con un botón, el plan de Toyota

El fabricante nipón busca rebasar a Apple y Google en la carrera por construir coches de autoconducción.
El prototipo con el que se hizo la presentación.
El prototipo con el que se hizo la presentación. (Koji Sasahara/AP)

Tokio

Toyota planea vender, dentro de cinco años, coches que cambien de carril en las autopistas de Japón con el simple toque de un botón.

El fabricante japonés de automóviles, que durante mucho tiempo se ha mostrado cauteloso para acoger los vehículos autónomos, ayer marcó un gran cambio de estrategia cuando presentó sus planes de mantenerse a la delantera de Apple y Google en la carrera por construir coches de autoconducción.

Al igualar los objetivos que establecieron Nissan y Daimler, Toyota dijo que tiene planes para en 2020 vender coches que se puedan conducir a sí mismos en las carreteras.

Para mostrar su tecnología, los funcionarios de Toyota llevaron a los periodistas a una prueba de conducción de un vehículo prototipo. La compañía utilizó un Lexus GS modificado que puede entrar al tráfico y tomar otras decisiones de conducción en carretera a través de sensores, cámaras y otros equipos.

“Desarrollamos internamente esta tecnología desde 1990. Tenemos una clara ventaja y vamos a trabajar para fortalecerla”, dijo Moritaka Yoshida, director de tecnología de seguridad de Toyota.

Los comentarios se producen cuando Toyota busca disipar la percepción generalizada de que las automotrices japonesas se encuentran a la saga de sus rivales de Silicon Valley en la competencia tecnológica.

Toyota contrató recientemente a Gill Pratt, el principal experto en robótica de la división de investigación del Departamento de Defensa de EU, y comprometió 50 millones de dólares en fondos adicionales para la investigación de inteligencia artificial.

Aun así, la automotriz japonesa sostiene que la tecnología de conducción autónoma probablemente funcione mejor cuando se utilice junto a conductores humanos como “un equipo” para aliviar el congestionamiento y disminuir el riesgo de accidentes de tránsito. Los funcionarios de Toyota dijeron que la compañía no espera que la versión de tecnología autónoma de 2020 opere en caminos con peatones y semáforos. “No apuntamos a que la automatización avance por sí misma”, advirtió Yoshida.

Los conductores serán los que mantengan el máximo control sobre las decisiones de conducción en el futuro cercano. En el vehículo prototipo de Toyota —de nombre Highway Teammate (compañero de equipo de carretera)—, el conductor simplemente tiene que agarrar el volante o pisar el freno para anular las funciones autónomas.

A pesar de la emoción que rodea a la tecnología, todavía quedan aspectos legales. Se tienen que revisar los reglamentos de tránsito y resolver los aspectos de responsabilidad civil y de producto antes de que se puedan introducir los vehículos en una mayor gama de caminos en el mundo.

Si bien los cambios de carril sin utilizar las manos están a unos cuantos años, los planes de Toyota para ofrecer opciones de seguridad de alta tecnología en tres modelos japoneses, incluido el de lujo Crown, son para finales de año. El dispositivo de seguridad permite a los vehículos comunicarse con unidades con equipo similar y mantener una distancia segura si el carro de adelante frena repentinamente.

En áreas equipadas con transmisores especiales, los dispositivos de seguridad también pueden advertir a los conductores con un pitido y una imagen en el tablero si otros coches o peatones se acercan desde los puntos ciegos.

Sin embargo, los funcionarios admiten que los beneficios de una tecnología segura serán limitados, ya que la policía japonesa solo instaló los sensores necesarios en 20 lugares, y solo cinco puntos en el área de Tokio. El equipo se ampliará a 50 lugares en Japón para marzo de 2016.