Caída de la libra pega a personal de EU en GB

Consultoras prevén que emerja una ola de peticiones de renegociación salarial tras la devaluación.
El distrito financiero al este de Londres.
El distrito financiero al este de Londres. (Toby Melville/Reuters)

Para el medio millón de estadunidenses que vive en Gran Bretaña, Londres ya era una ciudad con altos alquileres y malas condiciones de vivienda.

Ahora la fuerte caída de la libra en su paridad con el dólar a raíz del brexit puede desatar una ola de peticiones de renegociación salarial.

Las consultoras Deloitte y Mercer dijeron que el tamaño de la caída en el valor de la libra puede desatar los ajustes previstos en los programas de protección al salario, ya que los empleados estadunidenses que viven en Reino Unido tratan de cubrir sus hipotecas y pagos de préstamos en dólares en su país de origen.

“Sin ninguna duda los beneficiarios van a decir que su sueldo neto se redujo significativamente de un día para otro y tal vez busquen un nivel adicional de compensación”, dijo Deloitte en un informe.

Los estrechos vínculos comerciales entre la City de Londres y Wall Street hacen que una gran cantidad de banqueros, abogados y consultores estadunidenses vayan a Gran Bretaña para puestos de corto plazo cada año.

Mercer, cuya clasificación de costo de vida la utilizan las empresas para determinar los sistemas de compensación internacionales, dijo que más de dos tercios de las empresas en Europa ofrecieron a sus empleados internacionales algún nivel de protección de divisas.

Las empresas suelen considerar ajustes después de un cambio en la moneda de solo 7 por ciento, menor a la caída de un día de la libra esterlina el día en que se dieron a conocer los resultados del brexit, que vio caer su valor a su nivel más bajo desde 1985 en su paridad con el dólar.

La libra se estabilizó a cerca de 1.33 dólares por libra, pero todavía se mantiene 10 por ciento por debajo del día anterior a la votación.

“En los últimos años vimos más movimientos de ese tipo en las llamadas monedas ‘duras’, como la libra esterlina, que históricamente son más estables”, dijo Kate Fitzpatrick, consultora de movilidad senior de Mercer.

Fitzpatrick dijo que muchas empresas deben considerar discusiones de protección salarial después de movimientos de entre 7 y 15 por ciento, aunque algunos van a querer esperar en primer lugar la cotización de la libra en una base trimestral o anual.

Los empleados en puestos fijos de corta duración —por lo general hasta de tres años— son los que  más probablemente busquen cambios en sueldos, especialmente si tienen que realizar pagos de hipotecas, préstamos estudiantiles o universidades de sus hijos.

Es probable que las empresas hagan ajustes a las asignaciones de costos de vida para el alquiler y otros gastos, y muchos de sus beneficiarios internacionales aún pagan una parte de su salario en su país de origen.

En los últimos años es más común para los puestos de largo plazo que los empleados se muevan a sueldos y condiciones locales.

Andrew Robb, socio de Global Employer Services, de Deloitte, dijo que hay más probabilidad de que los jóvenes ejecutivos puedan considerar los viajes al extranjero como algo benéfico en comparación con las generaciones anteriores, que tenían más probabilidad de buscar una mayor compensación para mudarse al extranjero.