Cae confianza en empresas, advierte Lloyd’s of London

El capitalismo “debe demostrar que es un motor económico para todos, no solo para una minoría exclusiva”, apunta.
El lugar de encuentros de financieras en la City.
El lugar de encuentros de financieras en la "City". (Shutterstock)

Los sueldos “extremos” de los ejecutivos y las malas prácticas de las grandes empresas minan la confianza en el capitalismo mundial, de acuerdo con el jefe de una de las instituciones financieras más poderosas de la City de Londres.

John Nelson, quien preside Lloyd’s of London, dijo ayer, ante una asamblea de 10 altos financieros, que la falta de confianza en el sistema económico tiene “serias consecuencias” para las empresas.

El director del mercado de seguros de tres siglos de antigüedad advirtió sobre “un cambio definitivo en las actitudes de la gente de todo el mundo hacia las empresas”.

Los comentarios se suman a la creciente preocupación entre las figuras corporativas sobre un sentimiento antiempresarial desde la crisis financiera y la posterior serie de escándalos.

Los comentarios llegan un día después de que John McDonnell, el portavoz de economía de la oposición en Reino Unido, señaló a Starbucks, Vodafone, Amazon y Google como evasores fiscales. Jeremy Corbyn, nuevo líder del Partido Laborista, también planteó la posibilidad de volver a nacionalizar algunas industrias.

En un discurso en el Lloyd’s City Dinner, Nelson dijo que “las empresas de todo el mundo no toman con la suficiente seriedad las señales de advertencia”.

“Hay una falta de confianza en las empresas, especialmente en las grandes empresas y, de hecho, en el capitalismo”.

Agregó que el capitalismo “debe demostrar que es un motor de crecimiento económico para todos; no solo para una minoría exclusiva”.

“¿Cómo se puede justificar el nivel extremo de remuneraciones que reciben algunos ejecutivos? Relacionen esto con la creciente diferencia en riqueza en la mayoría de las economías”.

Nelson, que ocupó un lugar en las juntas de administración de BT, la cadena minorista Kingfisher y el grupo inmobiliario Hammerson, recibió un pago de 557 mil libras por la presidencia de Lloyd’s el año pasado.

El ex banquero de Kleinwort Benson, Lazard y Credit Suisse First Boston, dijo que las empresas necesitan asumir la responsabilidad de las percepciones negativas.

En una aparente referencia al escándalo mundial por las emisiones de Volkswagen, también dijo: “Solo en estas últimas semanas vimos empresas, y grandes empresas, que demostraron una grave irresponsabilidad corporativa”.

“Las empresas tienen que regresar a su verdadero propósito: ofrecer a sus clientes el mejor servicio posible —de la manera en que ellos quieran— y con integridad”.

“Como una institución que ha prosperado durante 327 años, al ser la primera en identificar los nuevos riesgos importantes, ahora vemos una pérdida de confianza que tiene graves consecuencias”.

Lloyd’s intenta reconstruir su reputación después de un escándalo hace dos décadas, cuando reclamaciones relacionadas con un aumento en asbestos y responsabilidad casi desencadenan un colapso del mercado.

En el primer semestre del año, Lloyd’s pagó 6 mil 600 millones de libras en reclamaciones de seguros, incluidas las de los accidentes en plataformas en México y Brasil, el accidente del avión de Germanwings en los Alpes y un satélite que ardió sobre Siberia.

El presidente afirmó que Lloyd’s, cuyos 96 sindicatos de aseguradores ofrecen cobertura de seguros especializada, desde las bellas artes hasta el transporte marítimo, demostraron su propósito social. Pero advirtió: “A pesar de todo esto, nosotros en Lloyd’s, y en el sector de seguros, no podemos darnos el lujo de ser complacientes. Debemos entender que tenemos que mejorar y cambiar”.

En 2011, Nelson reemplazó a Lord Levene como presidente de Lloyd’s, uno de los puestos más codiciados de la City. En el tiempo al mando ha buscado modernizar el mercado.