Británicos orientan sus gastos hacia los productos de lujo

Aumentó el consumo 3.3 por ciento respecto al año pasado, según revela Barclaycard.
Compras de fin de año en Londres.
Compras de fin de año en Londres. (Luke Mac Gregor/Reuters)

La baja inflación y la guerra de precios de los supermercados permiten que los británicos con problemas de efectivo orienten más sus gastos hacia el lujo, de acuerdo con un análisis de datos de gasto.

Los británicos están dispuestos cada vez más a gastar en entretenimiento y ropa, pero esto se financia mediante la reducción de otros gastos, muestra la investigación del proveedor de tarjetas de crédito Barclaycard.

Aunque los sueldos recientemente empezaron a subir por encima de la tasa de inflación después de años de estancamiento, el mayor impulso para los ingresos de los hogares es la dramática caída de los precios del petróleo, que reduce el costo tanto del combustible como de las importaciones.

Los datos de Barclaycard, que procesa más de 40 por ciento de las transacciones de las tarjetas de crédito y débito en Reino Unido, mostraron que la cantidad que se gastó en entretenimiento este año aumentó 11.3 por ciento durante el año pasado. Los restaurantes fueron los principales beneficiarios, disfrutan de un aumento en gasto de 14.6 por ciento.

El gasto en gasolina cayó 5.5 por ciento, mientras que el gasto en supermercados solamente subió 1.8 por ciento, a pesar de un salto de 8.9 por ciento en el número de compras realizadas.

Aunque los consumidores ganan más confianza en sus finanzas, "el comportamiento para buscar el valor que vimos durante los tiempos económicos difíciles se arraigó y vemos que los consumidores equilibran de manera responsable sus cuentas y reducen en un área para gastar en otra", dijo Val Soranno Keating, directora ejecutiva de Barclaycard.

"Sospecho que este comportamiento seguirá hasta que veamos un crecimiento del salario significativo", dijo.

Los datos mostraron que a pesar de que los consumidores gastan más —un aumento del gasto total de 3.3 por ciento con respecto al año pasado— las transacciones fueron de menor cantidad y más frecuentes. Las cifras son ponderadas para asegurar que un cambio en el patrón de pagos —por ejemplo, menos gastos en efectivo y mayor uso de tarjetas bancarias— no distorsiona los resultados. Cubre los primeros 11 meses del año hasta finales de noviembre.

Martin Weale, uno de los dos únicos miembros de los siete que conforman el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra, que actualmente vota por un incremento en la tasa de interés, dijo a BBC que cree que los salarios empezarán a aumentar el próximo año.
"Ahora tengo una sensación más general de que la gente habla sobre incrementos salariales que materialmente son más altos que los que se les ofrecieron en el pasado, mientras que hace un año me encontré con bastantes firmas que decían que iban a tener que congelar los sueldos", dijo el lunes.