Bombardier recortará 7 mil 500 empleos

La compañía dijo que cerca de dos tercios de los recortes se darán en Bombardier Transportation, su división de construcción de trenes, y el resto en la operación aeroespacial.
La compañía necesita entre mil millones y 2 mil millones para sobrevivir, según un analista.
La empresa trata de que su presencia industrial sea más eficiente. (Héctor Téllez)

Berlín

Bombardier, el fabricante canadiense de aeronaves y trenes a cuyo avión de pasajeros de la C Series lo persiguen los retrasos y los excedente de costos, recortará 7 mil 500 puestos de trabajo adicionales, más de 10 por ciento de la plantilla laboral, ya que sigue adelante con su plan de transformación de cinco años.

La compañía, con sede en Montreal, dijo que cerca de dos tercios de los recortes se darán en Bombardier Transportation, su división de construcción de trenes, y el resto en la operación aeroespacial.

La empresa dijo que espera lograr ahorros de 300 millones de dólares (mdd) para finales de 2018. También dijo que los costos de la reestructuración, de entre 225 mdd y 275 mdd, se van a devengar como partidas especiales a partir del cuarto trimestre de este año, y esto continuará a lo largo de 2017.

“Cuando lanzamos nuestro plan de cambio el año pasado nos comprometimos a transformar nuestra empresa... y eso es exactamente lo que hacemos”, dijo Alain Bellemare, su director ejecutivo.

El anuncio se produce apenas ocho meses después de que Bombardier, el fabricante de aviones de negocios más grande del mundo por ingresos, dijo que iba a recortar 7 mil puestos de trabajo. Esto también se sintió muy fuerte en la operación de fabricación de trenes.

Los recortes probablemente tengan el mayor impacto en los empleados de Alemania, quienes representan alrededor de un cuarto de la plantilla laboral de Bombardier Transportation. La empresa tiene cuatro plantas de producción en Alemania y su sede corporativa en Berlín.

Bombardier Transportation ha visto un descenso de sus ingresos y utilidades en medio de la creciente competencia de nuevos fabricantes de trenes de Europa de Este y China, así como de sus rivales establecidos Siemens y Alstom.

La empresa trata de que su presencia industrial sea más eficiente, en parte mediante la creación de plataformas más estandarizadas y menos productos personalizados.

Bombardier lo persiguen los inesperados altos costos para producir el avión C Series, con el que busca competir en servicio con el A320 de Airbus y el 737 de Boeing.

El mes pasado redujo su pronóstico de entregas de ese avión en 2016, después de retrasos del proveedor de motores Pratt & Whitney. Dijo que espera sacar siete aeronaves, en comparación con la estimación anterior de 15.