Bombardier deja sus utilidades por el sueño del Serie C

La firma aeroespacial y de ferrocarriles advierte de menores ingresos para el próximo año.
El proyecto de la compañía canadiense.
El proyecto de la compañía canadiense. (Euan Rocha/Reuters)

Nueva York

Bombardier dijo que las utilidades y los ingresos serán más bajos el próximo año, ya que la empresa aeroespacial y fabricante de ferrocarriles lucha con los costos de llevar a producción su avión comercial Serie C.

La compañía canadiense dio una advertencia al comenzar el día del inversionista en Nueva York, donde los altos ejecutivos expusieron sus planes para darle un giro a la compañía, cuya deuda neta aumentó a 6 mil 800 millones de dólares (mdd), debido a los costos de desarrollo de la Serie C.

Sin embargo, Bombardier insistió en que su posición de liquidez será “fuerte” después de que aseguró una inversión de mil millones de dólares del gobierno de la provincia de Quebec en el programa de la Serie C, y un fondo de pensión de la provincia compró 30 por ciento de su negocio de fabricación de ferrocarriles por mil 500 mdd.

La compañía dijo: “2016 será un año de transición”.

La advertencia hizo que las acciones B de la compañía cayeran 1.6 por ciento en la bolsa de Toronto, para llegar a 1.22 dólares canadienses.

La empresa le atribuyó la caída esperada en los ingresos a su decisión en mayo de reducir la producción de sus dos jets ejecutivos más grandes —el Global 5000 y 6000—, cuya producción anteriormente aumentó para llevar dinero a la compañía. Se espera que fabrique 69 aviones en 2015, en comparación con 80 en 2014, y que en 2016 sean alrededor de 60.

Las ganancias antes de interés e impuestos pueden reducirse tanto por los recortes en los jets ejecutivos como por los costos que puede acarrear llevar a la producción total de la Serie C, que hasta el momento tiene un costo de 5 mil 400 mdd.

Richard Aboulafia, analista de Teal Group, con sede en Virginia, dijo que la empresa enfrentó “un panorama muy difícil”.

“Maximizaron su operación de producción de aviones ejecutivos Global para generar ingresos, y eso empezó a perder fuerza”, dijo. “Mientras tanto, la Serie C es una fuerte sangría en marcha”.

La compañía planteó que su panorama probable de utilidades para 2016 es parte de un plan estratégico bajo el cual puede regresar al flujo positivo de efectivo en 2018 y lograr márgenes netos de Ebit de entre 7 y 8 por ciento para 2020.

Registró un Ebit antes de partidas especiales para los primeros nueve meses de 2015 de 538 mdd en ingresos de 13 mil 100 mdd.

Sin embargo, incurrió en una pérdida neta de 4 mil 660 millones de dólares para el periodo, debido a las amortizaciones de la Serie C y la cancelación de su operación de aviones pequeños Learjet 85 que tenía prevista.

La compañía dijo en octubre que costará 2 mil mdd más llevar la  Serie C —un posible competidor para el Boeing 737 y el Airbus A320— a una producción plena. Hasta el momento, el avión solo aseguró un magro número de pedidos completos para un total de 243.

Los planes para 2020 prevén que la compañía tenga éxito al acelerar la producción de la Serie C y que logre llevar a la producción prevista de su jet ejecutivo Global 7000, que puede recorrer 7 mil 400 millas náuticas, una de las distancias más largas de cualquier avión ejecutivo.

EL DATO

4,666 mdd: Pérdida neta de la empresa para el periodo de enero a septiembre, debido a las amortizaciones del proyecto de producción de la Serie C y la cancelación de su operación de aviones pequeños Learjet 85 que tenía prevista.