Personal del BM se queja de los recortes presupuestarios

Los empleados se oponen a un plan de reestructuración para generar 400 millones de dólares en ahorros.
El presidente del Banco Mundial.
El presidente del Banco Mundial. (Jonathan Ernst/AFP)

Washington

A Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, realmente le gustaría enfocarse al objetivo de la institución de terminar con la pobreza extrema en 2030 o acelerar la respuesta mundial al brote de ébola en África occidental.

Pero durante la asamblea anual del banco, Kim fue acosado por una revuelta del personal que surgió debido a un prolongado plan de reestructuración.

El martes en una reunión pública convocada apresuradamente con el personal, Kim buscó apaciguar el motín al anunciar que el director financiero del banco había renunciado a un bono anual de casi 95 mil dólares.

El bono otorgado a Bertrand Badré, quien se unió al banco en marzo de 2013 procedente de la Societé Générale, se dio a conocer la semana pasada en una nota al pie del informe anual del banco. Dadré iba a recibir el bono anual —algo raro entre el personal superior del banco— sumando a su salario anual de 379 mil dólares y casi 300 mil dólares en contribuciones anuales para pensión y "otros" beneficios.

La serie de bonos se convirtió en el último punto de irritación del personal por la radical reorganización del banco, que busca ahorrar cerca de 400 millones de dólares. El martes, en la reunión convocada de forma apresurada, Kim se enfrentó a los cuestionamientos del personal que se quejaba de la caída en la moral, el aumento en los niveles de administración y una cultura que busca estirar el dinero que ha surgido como resultado de la reestructuración.

"No podemos trabajar. No tenemos presupuesto. Es un desastre la administración", le dijo a Kim un miembro del personal. Otro empleado se quejó de que los bajos presupuestos para viajes estaban provocando que el personal tuviera que pagar por sus propios desayunos.

"Estoy tan cansado como todos ustedes del proceso de cambio", les dijo Kim. "Y ahora estaría de acuerdo de que tenemos que terminarlo. La clave es terminarlo en algo que tenga sentido dado todo lo que hemos hecho".

Solamente se ha logrado ahorrar la mitad de los 400 mdd que se tenían planeados, de acuerdo con funcionarios del banco. Esto generó la posibilidad de recortes de personal y otros cambios que han producido más ansiedad entre los empleados.

Kim, un experto en salud pública y ex presidente del Dartmouth College, fue nominado por Barack Obama y comenzó su gestión en julio de 2012.