Banco Central Europeo se resiste ante plan griego

A finales de mes expira el rescate internacional.
La sede de la institución continental.
La sede de la institución continental. (Shutterstock)

Bruselas

El Banco Central Europeo (BCE) se resiste al elemento clave del nuevo plan de rescate del gobierno griego, lo que potencialmente puede dejar a Atenas sin una fuente de financiamiento exterior cuando expire su rescate internacional a finales de mes.

Yanis Varoufakis, ministro de Finanzas de Grecia, propuso a los funcionarios europeos que Atenas recaude 10 mil millones de euros mediante la emisión de bonos del Tesoro a corto plazo, como un "financiamiento de transición" para sacar adelante al país durante los siguientes tres meses, mientras se llega a un acuerdo sobre un nuevo rescate con sus socios de la zona euro.

Pero el BCE no está dispuesto a aprobar la venta de deuda. No elevará el techo de 15 mil millones de euros en emisión de bonos del Tesoro a 25 mil millones de euros como se le solicita, de acuerdo con dos funcionarios que participan en las deliberaciones.

"El plan griego depende en la totalidad del Banco Central Europeo", dijo otro funcionario de la zona euro que informó sobre las conversaciones. "El BCE será duro".

Con la ausencia del financiamiento de los bonos del Tesoro, Atenas saldrá del rescate sin acceso a fondos de emergencia por primera vez desde su primer rescate en 2010.

La posición del BCE aumenta el riesgo de un enfrentamiento entre el gobierno radical contra la austeridad en Atenas y sus acreedores internacionales, que, si no se resuelve, puede terminar en que Grecia se quede sin dinero en unas cuantas semanas.

También es probable que afecte la sensación de optimismo entre los inversionistas sobre el plan alternativo de rescate de Grecia y que suavice su insistencia en la cancelación de la deuda, que hizo crecer a la bolsa de valores de Atenas 11.3 por ciento ayer y redujo los costos de endeudamiento a 10 años casi un punto porcentual.

El gobierno griego dijo que puede sobrevivir sin efectivo adicional hasta junio, cuando termine el plazo de un bono de 3 mil 500 millones de euros. Sin embargo, muchos funcionarios de la Unión Europea temen que de permitir que el programa quede sin efecto, puede causar un pánico en los mercados y en los bancos. Los retiros a gran escala de las instituciones de crédito griegas disminuyeron en los últimos días, dijeron los funcionarios.

Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, espera presionar al primer ministro griego, Alex Tsipras, para que solicite una extensión "técnica" de su plan de rescate actual cuando se reúnan hoy en Bruselas, donde crecen los temores de que Grecia entre en aguas desconocidas.

Pero los funcionarios que se reunieron con Varoufakis dijeron que insiste en que por razones políticas el gobierno no puede solicitar una extensión, ya que enviaría una señal de que están dispuestos a continuar con el plan de rescate actual, un mensaje que Varoufakis reiteró en la reunión en Londres del lunes. "Se dan cuenta que su influencia es baja pero sienten que están en una misión, y da la impresión de que están preparados para arriesgar mucho", dijo un alto banquero en la reunión.