Argentina se enfrenta a los "Goliath" financieros

La nación sudamericana no tiene suficientes divisas para pagar y los tenedores de "fondos buitre" buscan cobrarse con cualquier activo.
Los tenedores de "fondos buitre" también tienen en la mira los activos propiedad de la petrolera YPF.
Los tenedores de "fondos buitre" también tienen en la mira los activos propiedad de la petrolera YPF. (Leo Lavalle/EFE)

Buenos Aires

El llamado juicio por la deuda soberana del siglo entre Argentina y los acreedores que no aceptaron el acuerdo (holdouts) llegó a su final a principios de año, llevando al país a su segundo default en 13 años, pero una vertiginosa variedad de nuevas complicaciones legales continúa emergiendo.

Una nueva ronda de disputas legales están creando enfrentamientos entre los gigantes de las finanzas mundiales. Los acreedores, entre ellos el financiero George Soros, están recurriendo a los tribunales de Nueva York, Londres y Buenos Aires para obtener su pago de los bonos argentinos que fue obstaculizado por una primera victoria legal lograda por los poseedores de los fondos de alto riesgo (o fondos buitre) no aceptantes, comandada por el multimillonario Paul Singer.

Frente a la negativa de Argentina para cumplir con la orden de pagar a los tenedores de fondos buitre que dio el juez Thomas Griesa en Nueva York, Singer y sus socios están rastreando en el mundo activos soberanos para embargar. La semana pasada, solicitaron información sobre los acuerdos multimillonarios de Argentina con China, e incluso cuestionaron cómo Florencia, la hija de 24 años de la presidenta Cristina Fernández, había pagado por un curso de cine en Nueva York.

En Argentina, el Senado debate una legislación esta semana que podría permitir a los tenedores de bonos buscar el pago fuera de Estados Unidos, después de que el dictamen del juez Griesa fuera ratificado por la Suprema Corte de Estados Unidos en junio. Ese juicio dictaminó que Argentina debería de pagar a los acreedores en su totalidad al mismo tiempo que al resto de los acreedores que aceptaron reestructurar la deuda después del default de 2001.

Marco Schnabi, abogado argentino de Skaaden, Arps, Slate, Meagher & Flom, tiene “serias reservas” de que un gran número de tenedores de bonos acepten la propuesta del gobierno de cambiar los bonos existentes emitidos en su mayoría bajo la ley de Estados Unidos y de Reino Unido por nuevos bonos gobernados por las leyes de Argentina y Francia.

“No importa en donde se encuentre el lugar (de pago), podría ser en la quinta luna de Saturno, pero la pregunta continúa: ¿cómo identificar quiénes son los poseedores de bonos benéficos?”, dijo Schnabi.

También señaló que los registros de bonos están sujetos a la orden del juez Griesa y se corre el riesgo de caer en desacato a la corte, junto con Buenos Aires, por ayudar a Argentina a evadir las órdenes.

Los inversionistas que no participen en el cambio en su lugar podrían elegir “acelerar” sus bonos, demandando el pago inmediato. Pero ya que Argentina no tiene suficientes divisas para pagar inmediatamente, eso podría llevar a otra reestructuración de deuda.

“Cualquier persona con dinero argentino está sujeto a demandas, porque tiene a una gran cantidad de interesados creativos e innovadores que van por el dinero”, dijo Tim Samples, profesor de estudios legales de la Universidad de Georgia en Estados Unidos.

Esto incluye los 539 mil millones de dólares que Argentina depositó en el Bank of New York Mellon que el juez Griesa impidió que fueran transferidos a los tenedores de bonos, y lo que desencadenó el default.

“BNY ahora tiene una papa caliente. Apuesto que desearían que Argentina no hubiera depositado ese dinero”, dijo Samples.

Los tenedores de fondos buitre también tienen en la mira los activos propiedad de la petrolera YPF y de Lázaro Báez, un socio de negocios de la presidenta Fernández, con 123 empresas ficticias investigadas por un juez de Nevada bajo sospecha de fraude. Sin embargo, dijo Eugenio Bruno, un abogado argentino especialista en deuda soberana, dijo que era poco probable que la búsqueda de activos de los tenedores de bonos lograra un pago significativo. Para que Argentina pueda pagar a sus acreedores libremente, necesita alcanzar un trato con los tenedores de fondos buitre, dijo Bruno.

Pero pocos esperan un acuerdo hasta finales de año, y posiblemente no se dé hasta que llegue al poder una nueva administración después de las elecciones presidenciales en octubre de 2015.

Bruno hizo la observación de que a Argentina le tomó tres años implementar la primera y segunda reestructura de deuda después del default de 2001.

EL DATO

539 mmdd

Depósito de Argentina en el Bank of New York Mellon que desencadenó el default.

123

Empresas de un socio de la presidenta son investigadas por fraude.