Apreciación del dólar amenaza economías de países emergentes

El peso se encuentra entre las monedas más afectadas por el aumento en las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos.
Casas de cambio exhiben la paridad de la divisa.
Casas de cambio exhiben la paridad de la divisa. (Jorge Carballo)

Londres

Un retroceso en el flujo de millones de millones de dólares podría dañar el crecimiento de los países en desarrollo.

El término carry trade suena inocuo, incluso benigno. Pero mientras el crecimiento del valor del dólar estadunidense continúa, el flujo de millones de millones de dólares que ha hinchado los mercados emergentes corre el riesgo de revertirse, amenazando el crecimiento en gran parte de los países en desarrollo, advierten los analistas.

Los inversionistas que participan en el carry trade piden préstamos en una moneda con tasas bajas, como el dólar estadunidense, para invertirlo en deuda doméstica de los mercados emergentes con un mayor rendimiento. Pero el estrés ha aumentado en el mecanismo del carry con una serie de divisas de los mercados emergentes —el índice EMCI de JP Morgan— cayendo a su nivel más bajo frente al dólar en 11 años.

Los inversionistas pueden decidir pronto que sus pérdidas en el mercado de divisas extranjeras podrían eclipsar sus ganancias por el diferencial en las tasas de interés, incitándolos a salir corriendo. Si los participantes del mercado desarrollan el carry al unísono —vendiendo los activos de los mercados emergentes para comprar dólares— el proceso podría exacerbar las condiciones del mercado del que salen.

Varios analistas sienten el peligro. “Las estrategias de carry trade finalmente se están agrietando”, dice Luis Costa, estratega de divisas del banco Citi. “El mercado se ha inundado con liquidez y las tasas de interés han sido muy bajas durante mucho tiempo, pero ahora eso está dando la vuelta”.

David Hauner, estratega de Bank of America Merrill Lynch, ve una prolongada corrección del mercado como una perspectiva. “Es muy claro que esto no es el último adiós del carry trade, pero es una corrección”, dijo.

Los contratiempos que extirparon al carry son reforzados por un panorama sólido para el dólar estadunidense debido a tres tendencias duraderas: la economía de EU tiene una fuerte recuperación, impulsando el atractivo del dólar; la Reserva Federal de EU está preparándose para terminar su programa de expansión cuantitativa (impresión de moneda), estrechando la liquidez del dólar y, finalmente, el Banco Central Europeo se ha embarcado en una fase conciliadora de política monetaria, lo que mejora el panorama del dólar en relación con el euro.

Los efectos del cambio de sentimiento de alejarse de los mercados de bonos en monedas locales de los mercados emergentes ya es visible. El viernes pasado, el GBI EM, el índice de bonos en moneda local de JP Morgan, estuvo casi 6% por debajo de su máximo alcanzado a finales de julio. Los rendimientos promedio han llegado a 6.69%, frente al mínimo del año de 6.45% en julio.

La emisión de deuda en moneda local también se ha frenado, con solo 22 mil mdd en bonos lanzados, comparados con un promedio mensual de 62 mil mdd en el último año, de acuerdo con estimaciones del Instituto de Finanzas Internacionales.

Aunque no se conoce la magnitud del carry trade en los mercados emergentes, las estimaciones sugieren que 2 millones de millones de dólares de capital extranjero se invierten en deuda local de los mercados emergentes. Esta cifra es ligeramente mayor al tamaño de las economías combinadas de Indonesia y México. La propiedad extranjera total en los mercados de bonos locales de mercados emergentes ha aumentado del 8 al 17% entre 2007 y 2012, de acuerdo con el Bank International Settlements.

Algunos países están particularmente expuestos a la caprichosa suerte del carry trade. En Malasia, la proporción de los bonos del Estado de propiedad extranjera se ha elevado por encima de 45%, por arriba de 35% en Polonia, Hungría, México e Indonesia. La medida de vulnerabilidad de un país por el retiro de los flujos del carry recae en el diferencial entre las tasas de interés en moneda local y en dólares estadunidenses cuando se evalúan contra los precios futuros de la moneda. De acuerdo con esta medida calculada por Citi, los inversionistas del carry en shekel israelí y corona checa tendrán pérdidas.

Una venta masiva de divisas de los mercados emergentes profundizó  ayer cuando las preocupaciones políticas exacerbaron los temores de que muchos países sufrirían un doble golpe con la desaceleración en el crecimiento de China y el aumento en las tasas de interés de EU.

El real brasileño se hundió a su nivel más bajo frente al dólar desde 2009 después de que las encuestas mostraron que la presidenta Dilma Rousseff, cuyas políticas económicas intervencionistas han molestado a los inversionistas- ganaba terreno a sus oponentes antes de las elecciones presidenciales del domingo.

El rublo ruso que ya bajó un 20% desde que inició el año, se deslizó todavía más, acercándose al nivel que provocaría una intervención del banco central.

Pero los problemas también empezaron a golpear a los mercados emergentes que no tienen un riesgo político considerable. El banco central de Indonesia dijo que había intervenido para limitar la fuerte caída de la rupia, que perdió más de 1% frente al dólar, llegando a su nivel más bajo en 7 meses. El peso mexicano y el won surcoreano se encuentran entre las monedas con peor desempeño en la última semana, mientras que la lira turca y el rand sudafricano cayeron a sus niveles más bajos frente al dólar desde finales de enero. Con la medición —el índice EMCI de JPMorgan—  las monedas de mercados emergentes han caído por debajo de su mínimo en 2007.

Los mercados emergentes, que sufrieron una enorme presión en 2013 cuando la Reserva Federal de EU dijo que iba a disminuir su programa de compra de activos, enfrentan agitación mientras los inversionistas evalúan la probabilidad de que los intereses en EU suban el próximo año. Los mercados emergentes también son vulnerables a la desaceleración de China que golpeará a los socios comerciales regionales y a los productores de materias primas.

CAMBIO DE DIVISAS FRENTE AL DÓLAR EN LOS ÚLTIMOS DOS MESES (%)

Rusia  -11.1

Brasil  -9.1

Turquía -8.3

Sudáfrica -6.9

Hungría -6.7

Polonia -6.4

Indonesia -4.9

Malasia -3.2